En auge las ventas de pacas de ropa

Afirman obtener ganancias de más de 30 mil pesos, solo los viernes
En auge las ventas de pacas de ropa
Las pacas de ropa con 70 piezas cuestan entre cuatro mil y cinco mil pesos.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO.— La industria de la ropa de paca deja millones de pesos de ganancias a mayoristas en Estados Unidos, proveedores en México, sindicatos de tianguistas, vendedores, revendedores de ropa usada… y al crimen organizado.

En el mercado que se instala en Fray Servando, cerca de la plaza comercial Pino Suárez, en la Ciudad de México, algunos vendedores afirmaron obtener ganancias superiores a los 30 mil pesos sólo los viernes, cuando abren las pacas procedentes de la frontera.

El tianguis es conformado por al menos 260 locales fijos y establecimientos en la calle.

La paca de ropa tipo 1, que contiene pantalones y blusas seminuevas de marcas como Levi’s y OGGI incluye de 300 a 350 piezas y cuesta de 12 mil a 15 mil pesos. Cada prenda vale entre 50 y 150 pesos.

La ropa usada tipo 2 tiene imperfecciones como manchas, está descosida y, en muchas ocasiones huele a humedad, por lo que el precio por paca va de los siete a los nueve mil pesos, dependiendo del lugar donde se adquiera.

Las prendas clasificadas como tipo 3 son, en su mayoría, ropa de niño, tallas muy grandes de mujer y de hombre, así como pantalones fuera de moda, telas sucias y prendas fuera de temporada que van de relleno en las pacas tipo uno y dos. El costo por pieza es de cinco a 20 pesos.

Las cobijas y cortinas tienen precios que oscilan de 100 a 200 pesos.

Según locatarios, el mercado está controlado por el Frente Nacional del Comercio Informal (FNCI), una organización que presume en su página de internet su apoyo a Enrique Peña Nieto en la campaña presidencial de 2012.

Comerciantes aseguraron que pagan 100 pesos diarios al FNCI por expender sus productos en esta zona.

Por su ubicación, el tianguis de San Martín Texmelucan, Puebla, cada ocho días se convierte en un punto estratégico para el comercio de ropa nueva y de paca en el sureste del País.

Cerca del tianguis se juntan las carreteras federal México – Puebla, la autopista México – Puebla y la carretera federal a Tlaxcala.

Gracias a estas rutas, al lugar llegan revendedores de Chiapas, Oaxaca, Puebla y Tlaxcala a adquirir su mercancía para sus estados.

En el tianguis operan unos 60 mayoristas de ropa usada, quienes arriban al lugar a bordo de camionetas Ford Lobo, Sentra y Nissan.

Los puestos son instalados desde las 16:00 horas del lunes y son levantados a las 12:00 horas del martes.

“La economía está muy crítica y a veces ya no alcanza para comprar una ropa nueva, que dilata menos. Ésta tarda un poquito más y está más barata”, comentó Delfina Cerón, una compradora.

“Nada más le echas una lavadita y luego, luego ya te la puedes poner”, dijo.

Cada ocho días, Mabel Juárez acude al tianguis para comprar ropa usada y revenderla en el Municipio de San Miguel Xoxtla, Puebla. Adquiere piezas de 30 o 40 pesos y las revende en un pequeño local a 60 u 80 pesos.

“Yo creo que le ganamos como el 50 por ciento. Nosotros compramos muy poquita ropa. Si vienes en la mañana, vienen a comprar los que venden mucha”, dijo.

El crimen organizado

Según sus investigaciones, que incluyeron trabajo de campo en la frontera de Tamaulipas con Texas, los principales mayoristas se encuentran en Hidalgo, Laredo y McAllen, donde la mayoría de los comerciantes mexicanos adquiere la ropa.

En algunos casos, los comerciantes compran directamente la ropa a los mayoristas, pero, en la mayoría, son los llamados pasadores o fleteros los que compran la ropa, cruzan la frontera hacia el sur y luego la revenden.

Según autoridades, cárteles mexicanos obligan a los fleteros a trabajar con ellos. También exigen cuotas a los trabajadores de la aduana por cada cargamento que dejan pasar y obligan a los comerciantes a comprar a un proveedor designado por ellos.

“Lo que me han dicho algunos comerciantes es que ellos creen que en todo caso sigue el negocio siendo controlado por algún grupo o algunos grupos (del crimen organizado)”, dijo el doctor en antropología.

“Suponemos que siguen controlando o tratando de controlar ese paso. Si es un grupo (del crimen organizado) quien lo controla, no lo sabemos, si son dos, no lo sabemos, y si son varios grupos dentro de un mismo cártel, tampoco lo sabemos, pero suponemos que sí hay un control todavía”, aseguró.