LAPD entrenará a NYPD para combatir brutalidad policial (video)

La orden se da a raíz de las denuncias de uso excesivo de fuerza por parte del NYPD
LAPD entrenará a NYPD para combatir brutalidad policial (video)
El LAPD tiene uno de los mejores programas de entrenamiento policial.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

Metido en un lío por la supuesta brutalidad con la que actuaron sus agentes, el comisionado de la Policía de Nueva York y ex jefe policial en Los Ángeles, William Bratton, enviará a esta ciudad a varios de sus elementos para que reciban entrenamiento sobre tácticas policiales en el uso de la fuerza.

La Policía de Los Ángeles (LAPD) confirmó que el jefe Bratton ya hizo la solicitud formal para que los uniformados neoyorquinos reciban dicho entrenamiento.

Bratton, quien fuera jefe del LAPD de 2002 a 2009, está en el ojo del huracán porque el 17 de julio sus agentes intentaron arrestar a Eric Garner, un hombre afroamericano de 43 años de edad, quien padecía asma y falleció cuando fue sometido con una llave de candado al cuello, lo cual es ilegal.

Luego de asegurar que se llevaría a cabo una investigación amplia sobre ese incidente, Bratton anunció que enviará a Los Ángeles a un equipo de agentes para entrenamiento adicional.

El teniente Alfred Labrada, vocero del LAPD, dijo que aún “no sabemos aún cuántos van a venir, pero podrían empezar a llegar la próxima semana”, mencionó.

El LAPD cuenta con uno de los programas de entrenamiento mejor regulados en cuanto al uso de la fuerza pública luego de que durante diez años la corporación estuvo bajo supervisión federal con el llamado decreto de consentimiento, una intervención federal que monitoreaba el accionar policial, explicó Labrada.

También se cuenta con la División de Revisión del Uso de la Fuerza (UOFRD) para asegurar que cualquier queja sea atendida y se cumplan con los procedimientos policíacos establecidos.

Labrada indicó que la aplicación de un candado a la cabeza que asfixia es considerado uso de fuerza tan letal como el disparar el arma de fuego y se revisa de igual forma para determinar si fue justificado en el caso de que el policía esté peleando por su vida.

Los agentes de Nueva York también recibirían asesoramiento en cuanto a mejorar la relación con la comunidad.

La Orden Especial 40, que prohibe a los policías interrogar a las personas sobre su estatus migratorio; el constante diálogo, la apertura de los jefes policíacos y los foros informativos que cada mes se realizan en los vecindarios, han sido factores clave para avanzar hacia una mejor relación entre la comunidad inmigrante y la Policía de Los Ángeles.

“La relación ha mejorado también porque la comunidad no se ha quedado callada”, dijo Jorge Mario Cabrera, vocero de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Ángeles (CHIRLA).

“Hemos tenido líderes del LAPD que han entendido que para reducir el crimen debe haber confianza y respeto hacia los inmigrantes, pero no ha sido fácil, a golpes y moretes se ha creado ese puente de comunicación”, agregó.

A partir del 2007, recordó Cabrera, cuando el LAPD dispersó de manera violenta una marcha por la reforma migratoria en el parque MacArthur y disparó balas de goma en contra de los manifestantes, el entonces jefe policíaco William Bratton mostró más apertura al diálogo y a tratar de entender cuáles eran las necesidades de la comunidad.

“Ese momento dio la pauta para que la comunidad se abriera paso y se dejara escuchar y por suerte Bratton estuvo disponible para escuchar y establecer cambios, aunque sabemos que la agencia en sí es muy dura para cambiar, porque trabajan con crímenes y creen que todo mundo es criminal”, mencionó.

Para el teniente Labrada la clave está en escuchar a los grupos que representan a la comunidad y tener un acercamiento con los diferentes consulados.

“Nos sentamos con ellos seguido para escuchar cuáles son los problemas y dar resultados, por ejemplo, había muchas quejas por el decomiso de autos a quienes no tienen licencia, y como era algo que estaba afectando mucho a la comunidad inmigrante hace tres años el jefe Charlie Beck estableció la Orden Especial 7 para ya no decomisar autos”, mencionó Labrada.

Para mejorar la relación, consideró el LAPD, se debe construir confianza y para ello ofrecen varios programas de voluntariado que involucran a las diversos grupos étnicos en el Consejo Comunitario Consultivo de Policía, las juntas de vecinos, asociaciones de vecinos y el consejo clerical.

Alrededor de la web