Latinos mueven los puertos

Por sus manos pasan millones de dólares en comercio exterior
Latinos mueven los puertos
Empleados descargan uno de los barcos que llegan al Puerto de Long Beach.
Foto: Suministrada

En la oficina de Noel Hacegaba hay una foto aérea del puerto de Long Beach, uno de los más ocupados del mundo. Desde hace dos años, ahí se construye un puente, se renuevan terminales y se amplían conexiones de ferrocarriles, como parte de una inversión de $4 mil millones.

Hacegaba, quien nació en Mexicali, Baja California, hace 37 años, dirige todos esos proyectos. “Nos estamos modernizando porque sabemos que hay competencia”, explica.

El primero de su familia en obtener un título universitario, Hacegaba hizo historia en junio de 2013 al convertirse en el primer latino que ingresa al equipo de ejecutivos del puerto.

Ahora es el número dos en una agencia municipal con 500 empleados y un presupuesto anual de $1,000 millones.

“Lo que me da más satisfacción es el hecho de que mis papás emigraron a este país cuando yo era muy pequeño. Ellos están logrando el ‘sueño americano’ a través de mis triunfos”, comenta quien posee un doctorado de la Universidad La Verne y otros posgrados de la Universidad del Sur de California (USC).

Los latinos tienen cada vez más responsabilidades aquí y en el puerto de Los Ángeles, que integran el complejo marítimo más importante del país (40% de las exportaciones llega a sus terminales).

“Es sumamente importante la mano de obra latina”, afirma Cecilia Moreno, representante del puerto de Los Ángeles. “Desde los que trabajamos en los puertos, los sindicatos y las empresas relacionadas”.

De los 12 mil choferes en los puertos, el 91% es de origen latino, según un reporte reciente.

A medida que la producción de bienes se ha trasladado al extranjero, ha subido la cantidad de contenedores que arriban a los puertos. De 1996 a 2005 se han triplicado las cargas y ahora hay más de medio millón de empleos relacionados con la logística, incluyendo almacenes en Inland Empire.

Dentro de las terminales los latinos ocupan puestos en áreas de seguridad, supervisión, limpieza, así como en la carga y descarga de los contenedores. “Representan el 23.6% de la nómina”, dijo Art Wong, vocero del puerto de Long Beach.

Luis Navarro, quien es analista de información tecnológica, posó en 2011 en la fotografía del centenario de ese puerto. “Hicimos historia: ser parte de ese grupo y mirar que va creciendo esa contribución latina es algo bien importante”, dice el único mexicano en un equipo de 25 ingenieros.

En Long Beach, que recibe 6.7 millones de contenedores al año, se construye el proyecto Middle Harbor, que combinará dos terminales antiguas para convertirlas en una de las instalaciones más modernas y ecológicas del planeta. Costará $1,300 millones y se abrirá en 2019.

Monique Aguilar es la única latina en el área de ingeniería civil y es una de las encargadas de esta obra. “Siento que mi trabajo es muy importante para el puerto”, expresa.

Hacegaba celebra que haya más hispanos en esta importante industria.

“Estando en un negocio en el que tratamos con países diversos es importante manifestar una diversidad dentro de nuestras operaciones”, comentó el ejecutivo.

Alrededor de la web