Los niños gozan del teatro

Les ayuda en su desenvolvimiento, les enseña disciplina y se divierten
Los niños gozan del teatro
Niños practican en el anfiteatro del Elysian Park. dirigidos por Alejandra Flores.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

Para tener 7 años, Allison Garcia muestra una inusual desenvoltura. Habla, pregunta, y cuestiona como un adulto. “Cuando vine la primera vez, no me gustaba pero ahora me encanta actuar, es muy divertido, hacemos muchas cosas graciosas, usamos disfraces. Creo que cuando crezca puedo ser actriz”, dice con toda naturalidad.

No se diga Lia López quien a sus 6 años, afirma con sorprendente agilidad verbal, que cuando crezca quiere ser doctora y actriz. “Disfruto bastante mis clases de teatro porque me gusta mucho cantar, bailar, actuar. Y aquí lo puedo hacer todo el tiempo”, platica sin el menor titubeo.

Tanto Allison como Lia forman parte del campamento de verano de la Academia de Teatro de Los Ángeles, una organización no lucrativa que desde 2008 da clases de teatro infantil en el centro recreacional Elysian.

Uno de los mayores beneficios del teatro infantil es que ayuda a los niños a desarrollar la expresión verbal y corporal como lo demuestran Allison y Lia. Pero les aporta mucho más.

“Aprenden a hablar en público, a no tener temor de hacerlo en un escenario. A través de los ejercicios que hacemos, se enseñan a conocerse a ellos mismos y a observarse”, dice Alejandra Flores, una inmigrante mexicana, fundadora de la Academia de Teatro de Los Ángeles, y una veterana de las artes teatrales.

Los padres ven de inmediato los resultados en sus hijos. “Este es el segundo año que Mauricio asiste a un campamento de teatro en el verano. Le ha ayudado sobre todo a desenvolverse, a convivir con niños de varias razas, asiáticos, latinos. Está aprendiendo muchas cosas, y como el curso tiene clases en español, está hablándolo más”, comenta Esperanza Madrigal, la mamá de Mauricio de 8 años.

Durante el verano, los niños se preparan para presentar al final del campamento, varios segmentos de obras relacionados con el teatro musical americano, Charles Chaplin, Don Quijote y Cri Cri. “Los niños aprenden que en un solo espacio pueden tener actuación, música y danza. Y conocen más de historia como cuando vimos la leyenda del maíz. Las niñas soltaron unas risitas cuando vieron imágenes de los indígenas. ¡Están desnudos! ¡Están desnudos! gritaban. Les explicamos que no estaban desnudos y que traían ropa que se usaban en esos tiempos. Fue como si un haz de entendimiento les hubiera entrado en sus cabecitas”, explica Flores.

Reflejo de la diversidad de la ciudad, las clases de teatro son bilingües, español con inglés. “Hemos hecho presentaciones donde mezclamos cuatro o cinco idiomas”, comenta Flores.

Lo que la Academia de Teatro de Los Ángeles hace por los niños es darles las bases de este arte. “Les enseñamos disciplina, saber escuchar, estar a tiempo y hasta les damos clases de buenos modales. No los mandamos a audiciones, ni les prometemos ser estrellitas o que van a ser famosos”, precisa Flores.

“Lo asombroso”, dice Estela Scarlata, la productora de la Academia de Teatro de Los Ángeles, es que “el teatro le saca un talento a los niños, que muchos no se habían dado cuenta que tenían, y no necesariamente para la actuación sino para hacer el maquillaje o vestuario teatral que también se incluye en las clases”.

Y recuerda que una vez, una niña de 11 años le dijo emocionada. “Ya sé lo quiero hacer toda mi vida. ‘¿Qué? le dije intrigada’. Quiero dedicarme a hacer el vestuario para los actores. Es fascinante”, expresó Scarlata.

Los interesados en conocer más sobre la Academia de Teatro de Los Ángeles pueden llamar al 323-333-3787 o acudir al 929 Academy Road de Los Ángeles.

Alrededor de la web