A fumarse la bancarrota

San Bernardino legalizaría la droga y la gravaría para obtener fondos
A fumarse la bancarrota
La ciudad legalizaría la venta de la droga para poder obtener fondos de impuestos.
Foto: La Opinión - Ciro Cesar

Para recuperarse de la bancarrota en que cayó hace dos años y combatir la venta ilegal de marihuana, la ciudad de San Bernardino está considerando recabar impuestos de su venta, dando luz verde a la apertura de dispensarios de yerba medicinal.

El abogado de la ciudad, Gary Sáenz, declaró a la agencia de noticias Reuters que los ingresos por permitir la venta legal de marihuana serían de gran beneficio para sanar las finanzas públicas. Puso el ejemplo de Palm Springs, un municipio de 45 mil habitantes que genera $500 mil dólares al año por ese concepto.

San Bernardino tiene 210 mil habitantes y una deuda de casi $300 millones de dólares, mientras que sus ingresos anuales son de aproximadamente $120 millones.

Recientemente la ciudad llegó a un acuerdo con su principal acreedor, CalPERS, a quien debe pagar alrededor de $1.3 millones anuales para saldar los retrasos que tiene por pago de pensiones.

Esta ciudad ubicada a 60 millas al este de Los Ángeles se declaró en bancarrota hace un par de años tras sufrir la pérdida de ingresos debido en gran parte a la crisis hipotecaria, ya que al perder sus casas los residentes dejaron de pagar el impuesto predial.

Por eso San Bernardino está tratando de aprovechar lo que muchas otras ciudades de California ya están haciendo para recabar dinero y al mismo tiempo combatir el mercado negro de la marihuana.

Datos oficiales señalan que la venta de marihuana medicinal en California oscila entre los $700 y $1,300 millones de dólares al año, lo cual genera ingresos por el impuesto de $59 a $109 millones.