Argentina se enreda en Manhattan

Pese a la negativa del Ejecutivo para los mercados el país sí está en 'default'
Argentina se enreda en Manhattan
Vista de la sede de la Bolsa de Buenos Aires. El Ejecutivo de Cristina Fernández repite que no está en cesación de pagos.
Foto: EFE

En dos foros de Manhattan se habló ayer de Argentina y en los dos con dureza.

Por un lado, al medio día la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA, en sus siglas en inglés) dictaminó que Argentina está en default, una opinión que había pedido el banco suizo UBS.

La opinión de esta entidad privada de la que forman parte bancos, inversionistas y operadores, tiene mucho peso en los mercados porque abre la activación del pago de seguros de quiebra de alrededor de $1,000 millones.

Políticamente es un revés para el Gobierno argentino.

El Ejecutivo de Cristina Fernández repite que no está en cesación de pagos puesto que ha depositado los $539 millones que debe a los acreedores de su deuda reestructurada (es decir, a los que aceptaron un descuento sobre lo debido). El problema es que a estos no se les permite cobrar por orden del juez de Nueva York Thomas Griesa.

Griesa juzgó el caso de varios fondos de alto riesgo, holdouts, que no quisieron aceptar recortes en los pagos de su deuda como sí hicieron el 93% de los acreedores. El juez no solo amparó la reclamación del 100% del pago de la deuda ($1,500 millones) sino que además impidió que el resto cobrara si no lo hacían antes los holdouts.

Griesa quiso que Argentina y los holdouts negociaran, pero no se ha llegado a nada. Desde la media noche del viernes, Argentina está en default (cesación de pagos).¿Conflicto de intereses?

Uno de los miembros del comité de la ISDA es Elliot Management, el mismo fondo que controla NML y se vio las caras con Argentina en el juzgado de Griesa.

Económicamenete, la decisión de la ISDA supone el primer impacto negativo de esta crisis por las consecuencias en los mercados.

El otro foro en el que se habló de la situación argentina fue en el propio juzgado de Griesa que instó a las partes a seguir negociando e instó a los responsables argentinos a no hacer más declaraciones engañosas sobre la situación del país.

Pero no es esta la vía que parece que se perfile como la más probable para la salida de este problema. Se espera que sean inversores privados, bancos los que negocien la compra de esta deuda a los holdouts. Argentina no se opone a esta solución que podría suponer que un consorcio de bancos internacionales, liderados por JP Morgan, comprara los bonos que tienen los holdouts Elliot Management y Aurelius