Cae sospechoso de homicidio

Víctima falleció tras ser golpeado en la cabeza al defender a un niño
Cae sospechoso de homicidio
Gabriel Ortega murió luego de estar en coma por varias semanas a consecuencia de un golpe que recibió en la cabeza.
Foto: Suministrada

El sospechoso de agredir a golpes al buen samaritano que defendió a un niño adentro de un McDonald’s fue arrestado este viernes.

La Policía de Los Ángeles (LAPD) confirmó que hay un detenido en el caso de Gabriel Ortega, quien murió tras permanecer tres semanas hospitalizado a consecuencia del puñetazo que recibió en el rostro.

“Sólo puedo confirmar el arresto y que está en proceso de ser fichado”, dijo una portavoz del LAPD.

El lunes, señaló, la Fiscalía de Distrito estará revisando el caso para presentar cargos formales en contra del detenido, un hombre afroamericano de quien no se ofreció mayor información.

La noche del 18 de junio, luego de haber celebrado su cumpleaños 57 en una comida con sus hermanos, Gabriel y su amigo Rafael visitaban el McDonald’s de la calle Vine, en Hollywood.

Ahí se encontraba también un niño de 3 años de edad que se le quedó viendo a un hombre que aparentemente padecía de sus facultades mentales.

Gabriel observó la escena cuando el hombre afroamericano se le acercaba al niño de manera amenazante y con los puños apretados, por lo que de inmediato intervino.

“¡Deja al niño en paz!”, le habría gritado Gabriel al enrarecido sujeto al momento de interponerse y servir de escudo para el pequeño, quien iba acompañado de su madre y abuela.

El atacante supuestamente asestó un severo golpe al rostro de Gabriel para luego huir del lugar.

La valiente intervención fue reconocida por los policías que atendieron el llamado y lo calificaron de “buen samaritano”.

Aunque en un principio el puñetazo no lo noqueó, ni se consideró que fuera algo serio, al tercer día Gabriel tuvo que ser hospitalizado por los dolores de cabeza y vómito que padecía.

Tres semanas después, el 14 de julio, murió. El médico determinó que la muerte se debió a traumatismo por golpe contundente, lo que obligó a la Policía a investigar el hecho como un homicidio.

Carmen Flores, hermana mayor de Gabriel, dijo que éste le envió un mensaje de texto al siguiente día contándole con orgullo lo que había hecho.

“Las memorias de ayer nos las vamos a llevar al cielo, la cereza en el pastel es que defendí a ese niño”, decía el mensaje de texto.

Nacido en Ventura, hijo de padres inmigrantes de Cocula, Jalisco, Gabriel tenía una compañía de mudanzas y limpieza de casas que se vino abajo con la crisis económica.

“Después de que perdió su compañía le fue muy difícil volver a conseguir trabajo, pero nunca se dio por vencido, siempre luchó y así es como lo voy a recordar, como una persona que no se dio por vencida y que hizo algo por el bien de otra persona”, contó Carmen.