Genio asesino sorprende en México

Pasó de ser ganador de premios de física a homicida de mujeres
Genio asesino sorprende en México
Javier Méndez Ovalle asesinó a su victima el mismo día que la conoció en persona.
Foto: Sociedad Mexicana de Física

MÉXICO.- Una promesa de la física mexicana pasó de ser un brillante estudiante ganador de medallas en olimpiadas internacionales a un homicida de mujeres confeso que enfrenta un proceso judicial que podría significarle 60 años a una cárcel en el Distrito Federal.

Javier Méndez Ovalle, de 19 años, declaró a los agentes del ministerio público que asfixió a su víctima, Sandra Camacho, dos años menor que él, al calor de una discusión por diferentes puntos de vista sobre la vida.

Las narraciones sobre los motivos dejaron con la boca abierta a más de uno: los jóvenes llevaban solo unas horas de conocerse personalmente, aunque habían comenzado una relación virtual dos semanas antes a través de Facebook, la red social donde se conocieron.

A través de las conversaciones electrónicas, la chica le contó a Hernández que pasaba por una crisis personal después de haber sido rechazada en la prueba de ingreso a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

LEA MÁS SOBRE CRÓNICA DE MÉXICO


California y México quieren ser una sola región

“Mamá Rosa”, abusadora de centenares de niños se desploma frente a la justicia

Niños migrantes documentaron abusos en México


El muchacho la animó a visitarlo en el departamento que rentaba en la unidad habitacional Tlatelolco (centro) para ayudarle a conseguir un trabajo como edecán en tanto ella decidía los siguientes pasos sobre su futuro.

El contenido de las conversaciones y los detalles de la cita que se concretó el 27 de junio de 2013, quedaron registrados en la computadora de Javier, intervenida por la policía cibernética poco después de que los restos de Sandra aparecieron cercenados en diferentes contenedores de basura.

Los investigadores siguieron la pista a Javier durante un año hasta localizarlo en una cafetería del estado vecino de Querétaro, donde trabajaba desde que se dio a la fuga después de golpear, asfixiar y desmembrar a la muchacha.

Tras el asesinato, él todavía limpió el departamento donde pasó la última noche cerca de sus medallas de oro en la Olimpiada Nacional de Física 2011 y de bronce en la Olimpiada de Física 2012 que se realizó en Estonia.