Terminan canjes y Dodgers no necesitan refuerzos

Mattingly confía en lo que tiene para regresar a la postemporada
Terminan canjes y Dodgers no necesitan refuerzos
Matt Kemp es abrumado de afecto después de dar el hit de oro el miércoles ante Atlanta.
Foto: Getty Images

Los fuertes y constantes rumores de cambio que involucraban a los lanzadores Josh Beckett y Dan Haren, Don Mattingly siempre los contrarrestó con mucha determinación.

“Estoy contento con nuestro equipo. Todos sabemos que somos lo suficientemente buenos como para llegar a donde queremos”, dijo Mattingly el martes pasado antes del primer juego contra los Bravos de Atlanta.

La fecha y hora límite de los canjes en las Grandes Ligas se cumplió ayer y los Dodgers no movieron ni una hoja. No creen tener necesidad de hacerlo.

Con una rotación de lujo que encabeza Clayton Kershaw, el zurdo Hyun-Jin Ryu, Zack Greinke, Beckett y Haren, la tropa blanquiazul entra al penúltimo mes de la temporada al frente de la División Oeste de la Liga Nacional.

Cuando los Dodgers completaron la barrida en San Francisco, el toletero zurdo mexicano, Adrián González, uno de los que pregonan la química y fraternidad que reina en el equipo de Los Ángeles estableció:

“Llegamos juego y medio abajo y salimos arriba con los números invertidos. Es otro escenario, pero que no cambia nuestra unión y entrega. Siempre hemos estado unido en las buenas y las malas”, dijo.

Matt Kemp conecta uno de sus dos jonrones el martes contra Atlanta.

Foto: Getty Images

Es tan completa la novena angelina que Mattingly, con cuatro jardineros de primer orden, se vio obligado a sentar a Matt Kemp, esperando que se restableciera por completo de las lesiones que lo marginaron la temporada pasada.

Mattingly tuvo que lidiar con el enojo de Kemp que exigió jugar a diario y en el central, su posición de siempre, o caso contrario que lo cambiaran.

Hoy las aguas turbulentas se han calmado y Kemp ha encendido su antorcha apagada, a tal grado que en los últimos cinco partidos antes del jueves había disparado tres cuadrangulares (dos de ellos decisivos para triunfos de los Dodgers) y antes de dicha jornada había bateado 12 imparables en 19 turnos.