Jefe de Policía de Riverside defiende a niños migrantes

Reporte especial Niños migrantes: Enviado desde Cuba cuando chico, el ahora jefe de Policía de Riveside critica a quienes atacan a los niños migrantes

Guía de Regalos

Jefe de Policía de Riverside defiende a niños migrantes
'Los adultos tenemos la responsabilidad de cuidar a los niños', dice el jefe de la Policía de Riverside, Sergio Díaz (izq.).
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

ID_MIGRANTES

Sergio Díaz, actual jefe de policía de la ciudad de Riverside, en California, llegó a Estados Unidos solo a los 7 años de edad, fue enviado por sus padres desde Cuba en la década de los sesentas, sin saber si algún día volverían a verlo.

Díaz fue un niño “Pedro Pan”, como se le denominó al mayor éxodo de niños solos del hemisferio antes de la crisis actual de niños centroamericanos: 14,000 niños, en 22 meses.

Ahora, Díaz tiene palabras duras y contundentes hacia quienes actúan con intolerancia hacia los niños centroamericanos y en su mente ve muy clara la comparación entre su experiencia y esos menores.

“Cuando yo llegué recibí mucho calor y comprensión y me parece, ojalá esté equivocado, que este país hoy en día es distinto”, dijo Díaz en una entrevista. “Nadie protestó contra los niños que llegamos de Cuba. El incidente en (la ciudad de) Murrieta, y otras protestas, son intolerables. Yo entiendo que la gente tiene su opinión de buena fe en cuanto a inmigración, pero los niños no pueden ser el blanco de su hostilidad, los niños son inocentes“.

Díaz estuvo entre los niños más jóvenes del Pedro Pan, que en su mayoría fueron pre adolescentes. En pocos meses pudo reunirse con su madre y hermano menor, posteriormente su papá fue liberado de la cárcel en Cuba, y también se reunieron.

LEE TAMBIÉN DE LA MISMA SERIE:


Gobernador de Texas Rick Perry envía mil soldados a la frontera sur

Activistas acusan a Perry de explotar crisis con fines políticos

Activistas critican envío de la Guardia Nacional a la frontera

Cada vez son menos los niños que cruzan la frontera


El jefe de policía reconoce que la situación fue diferente, como fueron las circunstancias políticas. Los niños del Pedro Pan vinieron por avión y tenían visa para entrar, pero no sabían si verían de nuevo a sus padres algún día.

“Yo creo que hay más similitud que diferencia en varias cosas y para mí esto es lo más importante: son niños, se encuentran lejos de sus familias en un lugar extraño. Y los adultos tenemos la responsabilidad de cuidar a los niños”, dijo Díaz “No pretendo tener la solución a la crisis, pero para mí está claro que los niños por el hecho de serlo les corresponde la compasión de la gente mayor. Tan sencillo como eso. El contexto político ya es otra historia”.

Díaz guardó su crítica más severa para quienes propagan falsedades sobre los niños. “Que traen enfermedades, que son delincuentes, eso es propagado por gente con miedo, el miedo al otro, se llama xenofobia y creo entenderlo porque todavía nos estamos recuperando de una crisis económica nacional, pero estas son actitudes muy contrarias a lo que representa el país.

No han sido muchos los Pedro Pan que han hablado públicamente sobre este tema. Díaz ha escuchado de algunos de ellos. Algunos piensan como él, otros consideran que ellos fueron diferentes porque vinieron “legalmente”.

“Yo diría: ¿Le importa eso al niño en realidad? Lo único que él sabe es que está separado de sus papás y que depende de la misericordia ajena“, dijo Díaz. “Creo que por eso la Iglesia Católica está tomando un papel importante en esto, porque Jesucristo habló de cuidar al extraño, al extranjero. Pero no todo el mundo actualiza su fe de esta manera”.