A los 83 años, Yehuda Kedem aún espera que llegue la paz

Siendo cómplice del conflicto entre Israel y Hamás desde su inicio, este hombre argentino que vive en Israel no ha perdido la esperanza
A los 83 años, Yehuda Kedem aún espera que llegue la paz
Pablo Lefler (izq.) y Yehuda Kedem (der.) hablan sobre sus deseos de vvir en paz con sus vecinos.
Foto: Captura Youtube

“El anhelo más importante nuestro es que llegue la paz”, afirma el argentino Yehuda Kedem, de 83 años de edad, quien ha vivido en el kibutz Ein Hashlosha, Israel, desde hace 61 años con su esposa Guila Kedem, de 82 años.

El kibutz de Ein Hashlosha fue fundado por un grupo juvenil sionista de Argentina con el propósito de buscar un hogar para el pueblo judío. Ahora, residen por lo menos 50,000 argentinos en Israel.

“No había ni un árbol siquiera…(ahora) todo es un jardín, un parque florido”, dice Yehuda, describiendo la zona que ha sido su hogar desde 1953.

Desde entonces, Yehuda recuerda y cuenta a La Opinión un una entrevista telefónica, que ese kibutz siempre ha estado bajo constante ataque por parte de grupos palestinos de la Franja de Gaza.

El grupo militante que gobierna la Franja de Gaza, Hamás, ha atacado a su kibutz desde hace años, confirma Yehuda, lo cual ha sido un bombardeo constante, especialmente por la cercanía del kibutz –a solo 4 kilómetros– con la frontera de Gaza.

“Cuando suena la alarma, tenemos 15 segundos para refugiarnos“, relata Yehuda. Desde hace años, platica, el gobierno israelí construyó en cada una de las casas de los kibutz una habitación revestida de cemento como refugio, para que los residentes del área puedan resguardarse de los bombardeos. “Esto salvó la vida de muchos civiles”.

“Mientras Hamás domine la Franja de Gaza hay temor que no respeten”, agrega Yehuda, asegurando que la política de los Hamás consiste en “no aceptar la existencia” del pueblo israelí.

El enfrentamiento actual es el tercero en la sangrienta historia del conflicto Hamás-Israel, y que ahora, debido al alto al fuego y al retiro de las tropas israelíes de Gaza, se espera que sea el último.

En vez de lograrse un acuerdo de paz desde su llegada al poder de la Franja de Gaza en el 2007, cuenta Yehuda, él ha sido testigo de los actos terroristas de los Hamás, los cuales incluyen “armar arsenal de cohetes, construir túneles a Israel” para matar a los residentes de los kibutz.

El alto al fuego comenzó el 5 de agosto, por un periodo de 72 horas. Previo a ello, el gobierno de Benjamín Netanyahu accedió a sacar todas sus tropas del territorio de la franja, concluyendo que había cumplido el propósito de acabar con los túneles que infiltraban al territorio israelí.

“La guerra de un mes”, el nombre que Yehuda le da al conflicto reciente, ha dejado más de 1900 muertes en Gaza mientras que se registraron un total de 67 muertes israelíes.

Pese a la esperanza que demuestra al saber que este alto al fuego podría ser el último para finalmente llegar a un acuerdo de paz entre los dos territorios, Yehuda reconoce que el número de muertes palestinas de civiles es una tragedia que se pudo haber evitado.

“Nosotros lamentamos junto con ellos la muerte de tanto inocente… no tienen la culpa“, comparte, y considera que los actos de los Hamás son repudiables, ya que obligan a los civiles a quedarse en lugares públicos donde, según autoridades israelíes, los Hamás resguardaban misiles.

“Esperamos que éste (alto al fuego) conduzca a un periodo de paz“, dice el hombre argentino, que, por estar en busca de esa paz huidiza, dejó su hogar desde hace más de medio siglo.

Queremos tener lazos de amistad con nuestros vecinos, y creo que ellos también”, concluye Yehuda.