FBI descarta crimen organizado en estafas a niños migrantes

Reporte especial Niños migrantes: Fuentes aseguran que empleados de los refugios en bases militares estarían siendo investigados
FBI descarta crimen organizado en estafas a niños migrantes
Estafadores llaman a familias de niños migrantes cuando estos aun están bajo custodia de las autoridades.
Foto: Getty Images

ID_MIGRANTES

Cada vez son más las víctimas de una red de estafadores en Estados Unidos que se ha dedicado a llamar a familiares de niños migrantes centroamericanos que cruzan solos para extorsionarlos y exigirles dinero a cambio del envío de sus menores, confirmó este martes el FBI, Buró Federal de Investigaciones.

“La cantidad sigue creciendo”, dijo Michelle Lee, agente especial y portavoz del FBI.

Dichas llamadas ocurrían cuando estos jóvenes o menores de edad aún se encontraban bajo custodia del gobierno federal y en los refugios del Departamento de Salud y Servicios Sociales, en particular los refugios de emergencia ubicados en bases militares.

Estos refugios son administrados bajo contrato por compañías privadas, y según fuentes no oficiales, pero cercanas a los mismos, el FBI estaría investigando a los trabajadores (case managers) y personal de salud de dichos refugios, los únicos que tendrían a su disposición los archivos con toda la información de los menores y sabían cuándo estarían siendo enviados a sus padres o familiares.

Una de estas fuentes indicó a La Opinión que los empleados de BCFS, la empresa que administra los refugios temporales en Oklahoma y Texas (Fort Sills y Lackland) fueron informados durante una reunión en su oficina, hace algunos días, que el FBI los estaba investigando y que si alguien sabía algo “lo dijera a las autoridades”.

Por su parte BCFS indicó, por medio de un comunicado, que “contrario a las acusaciones de ex empleados o empleados anónimos de nuestra agencia de contratación de personal, ninguno de nuestros profesionales en Lackland han sido arrestados o amenazados con arresto por actividades relacionadas a las operaciones del refugio”.

LEA MÁS SOBRE NIÑOS MIGRANTES


Niños migrantes, víctimas del odio

Anuncian cierre de albergues para niños migrantes

Acusan a grupo antiinmigrante de portar armas, intimidar en El Paso (video)

Hillary Clinton apoya clasificación de niños migrantes


El FBI, por su parte, confirmó que los perpetradores “parecían saber muchos detalles del proceso en el que se encontraban los niños”.

“Es por eso que fueron tan convincentes para muchas familias”, dijo Lee. “Tenían muchísima información”.

La portavoz indicó que no parecía tratarse de “crimen organizado”, como han sugerido algunos medios centroamericanos, publicando que serían los coyotes o hasta los zetas, que retenían la información luego de asaltar a migrantes en Tamaulipas.

Al parecer, algunas víctimas se comunicaron con consulados de sus países en Texas para denunciar lo que estaba ocurriendo. Muchas familias habrían enviado fondos por medio de transferencias o incluso dado acceso de su cuenta bancaria a estos supuestos “trabajadores sociales” que se hacían pasar por personeros del gobierno o de organizaciones caritativas.

Los perpetradores pedían entre 300 y varios miles de dólares a los familiares, supuestamente para los trámites y envío de los menores.

Al parecer, los consulados de El Salvador y Honduras en varias ciudades de Texas recibieron denuncias de familiares de menores.

Lee indicó que el FBI no daría cifra de víctimas o de las cantidad de dinero estafado pero indicó que “crece cada día”.

SIGUE LA INFORMACIÓN DESPUÉS DE ESTAS IMÁGENES

El lunes el Gobierno estadounidense anunció que cerrará los albergues de emergencia que había establecido en bases militares en diferentes puntos del país para alojar a los menores de edad y otros inmigrantes debido a la avalancha de llegadas.

Fort Sill terminará sus funciones como albergue para inmigrantes indocumentados este viernes, dijo Kenneth Wolfe, portavoz de Departamento de Salud y Servicios Humanos, en tanto que la Base Conjunta de San Antonio y Lackland, en Texas, y la base Naval Ventura County y Port Hueneme, en California, los terminarán en las próximas ocho semanas. Ahora los menores serán enviados a albergues más pequeños.

Wolfe explicó que el tiempo promedio que se requiere para colocar a los menores con alguna familia ha disminuido en semanas recientes de 35 a 30 días.

En cumplimiento de las leyes de Estados Unidos, cuando un menor centroamericano es detenido en la frontera debe ser transferido al Departamento de Salud y Servicios Humanos en un plazo de 72 horas.

Esta agencia debe ocuparse de ellos hasta que pueda ubicarlos con sus familiares o con familias que puedan atenderlos hasta que se resuelva su caso de inmigración.