¿Por qué atacan al jefe Beck?

El funcionario policial rechaza las acusaciones contra su hijo
¿Por qué atacan al jefe Beck?
El jefe del LAPD, Charlie Beck, (izq.) ha sido el blanco de varias acusaciones recientemente.
Foto: La Opinión - Ciro Cesar

En una carta reciente, el capitán Peter Whittingham de la Policía de Los Ángeles acusa al jefe Charlie Beck de “secuestrar” el sistema disciplinario de la corporación para su conveniencia.

El reporte, que apareció la semana pasada en el portal de noticias CityWatchla, hace eco de las denuncias de Whittingham, de 59 años de edad, un capitán afroamericano asignado a la comandancia de North Hollywood con 26 años en la corporación y quien en abril pasado presentó una demanda en contra del LAPD, argumentando que no había sido promovido de rango al no estar de acuerdo con la forma en que Beck controlaba la Junta de Audiencias para medidas disciplinarias o despidos.

En la demanda Whittingham indica que de las 58 promociones a rango de capitán que Beck había hecho desde que asumió el cargo de jefe en noviembre de 2009, sólo tres fueron para afroamericanos.

El último ascenso que había tenido fue en mayo de 2009, antes de que Beck fuera jefe. A los dos meses de presentar la demanda Whittingham fue promovido a Capitán II.

El jefe policiaco, Charlie Beck, quien el próximo martes podría ser recontratado para continuar en el cargo por cinco años más, ha sido blanco en los últimos días de artículos periodísticos que lo acusan de supuesto favoritismo en las medidas disciplinarias y de no querer dar a conocer estadísticas sobre homicidios resueltos.Para el presidente de la Comisión de Policía, Steve Soboroff, esta y otras acusaciones que se han hecho en contra del jefe policiaco no son suficientes como para negarle un segundo término.

“Son acusaciones que se han quedado cortas”, dijo Soboroff. “Pero aún se están investigando y la decisión sobre el renombramiento es hasta el próximo martes”.

Ayer mismo, Beck calificó estos y otros alegatos como ataques sin fundamento y personales de quienes se oponen a que siga siendo el jefe de la Policía de Los Ángeles (LAPD).

El más reciente reportaje, publicado por el diario Los Angeles Times, implica un supuesto conflicto de interés por la compra de un caballo para la Unidad Ecuestre del LAPD que pertenecía a Brandi Pearson, agente de policía que es hija de Beck.

Al término de la junta semanal de la Comisión de Policía realizada ayer, y molesto por las acusaciones a unos días de que se decida si lo mantienen como jefe del LAPD, Beck respondió:

“Si quieren decir algo falso de mí, está bien, que lo hagan, pero que hagan acusaciones falsas en contra de mis hijos es absolutamente inaceptable y repugnante”.

El jefe Beck dijo que no tuvo nada que ver con la compra del caballo que pertenecía a su hija.

“Yo no tengo mucho control de eso, el jefe (Michel) Moore es quien está a cargo de la Unidad Ecuestre y él toma las decisiones de compra”, mencionó.

Una vez que el Inspector General ofrezca un reporte detallado de todas las acusaciones en su contra, confió que tanto su hija como él serán exonerados por completo.

“Y espero que los medios le den cobertura con tanto entusiasmo como lo han hecho con estas acusaciones sin fundamento”, agregó.