Sheriff reconoce error en el tiroteo de Pico Rivera

Frank Mendoza murió de balas pertenecientes a las autoridades
Sheriff reconoce error en el tiroteo de Pico Rivera
Se confirmó que el Departamento de Sheriff disparó a Frank Mendoza al confundirlo por el fugitivo Cedric Ramírez.
Foto: Captura de ABC7

El sheriff John Scott reconoció que se cometió un grave error al confundir a un hombre inocente de 54 años de edad con un joven de 24 que era perseguido por los alguaciles y que se había parapetado en el interior de una vivienda en Pico Rivera el pasado viernes 1 de agosto.

Scott explicó que hubo una confusión de siete segundos al momento de evacuar a tres miembros de la familia Mendoza, lo que llevó a los alguaciles a disparar hasta en 20 ocasiones hacia la puerta de la vivienda, donde se encontraba Frank Mendoza, propietario de la casa y quien recibió dos balazos, uno en la frente y otro en la pierna derecha.

Los estudios periciales determinaron que a Mendoza le dispararon de una distancia de 14 a 18 pies (entre 4 y 5 metros) y que las balas que le dieron muerte salieron de una pistola del Departamento del Sheriff.

Mendoza era de complexión robusta, mientras que el joven al que buscaban, Cedric Ramírez, era delgado.

Los alguaciles contaban con una fotografía de Ramírez, pero a decir de Scott, es probable que muchos de los que estaban en la escena no la hubieran visto.

Ramírez era buscado por violar su libertad condicional (probation) al continuar involucrado en las actividades delictivas de la pandilla Pico Nuevo a la que pertenecía.

Ese día alrededor de las 4:30 p.m., cuando intentaban arrestarlo, Ramírez se escondió en la vivienda de los Mendoza y desde ahí empezó a disparar a los alguaciles. Tras permanacer atrincherado durante ocho horas, un equipo del SWAT lo ejecutó.

Un joven del barrio contó a La Opinión que alrededor de las 10:00 de la noche recibió una llamada de su amigo Cedric Ramírez para despedirse porque decía que prefería morir a pasar el resto de su vida en la cárcel.