Música que amansa bebés

Todo empieza con una bebé que deja de llorar al escuchar a Katy Perry.

a música amansa a las fieras”, reza un viejo dicho. Cualquier madre estresada que deba lidiar con el tránsito de viernes y decenas de cosas por hacer, sabe que una bebé con un ataque de llanto dentro del auto puede ser la gota que le faltaba al vaso para derramarse.

Afortunadamente la música es una gran herramienta para tranquilizar a esta pequeña que al escuchar “Dark Horse” de Katy Perry, no solo deja de llorar sino que también baila:

“Dark Horse” fue sencillo del álbum más reciente de Katy Perry, PRISM. En el video, Perry es una especie de Cleopatra pop que rechaza a varios pretendientes y su magia. Entre ellos está el rapero Juicy J, cuya aparición con todo y colmillos de oro fue duramente criticada.

En la primera versión, uno de los modelos llevaba un dije con la palabra árabe “Allah” (Dios). El hecho causó tanta polémica que Perry tuvo que editar el video para retirar el símbolo.

Gracias al cielo “Dark Horse” no es el único tema con el poder de tranquilizar bebés. Tyron Wells encantó a su pequeña hija Aria con su canción “Beautiful girl, beautiful world”, una dulce y auténtica lullaby que, de paso, también ha encantado a más de uno no tan bebé:

Son bien sabidos los efectos positivos de la música en los pequeños, quienes genuinamente reaccionan sin prejuicios a las melodías que les gustan. Conozco a un par de adorables bebés que prefieren música más bien bailable. “Happy”, de Pharrell Williams, es suficiente para make their day… mejor aún si hay un minion cerca.