LAUSD mantiene altas expectativas para este regreso a clases

Más de 650 mil estudiantes regresarán a la escuela este mes
LAUSD mantiene altas expectativas para este regreso a clases
Sandra Rosas, madre de, Giselle, de 9 años de edad, escucha a su hija hablar sobre su deseo de convertirse en doctora.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Giselle Mendoza tiene nueve años y sus pies están llenos de arena. Esta mañana se divierte en un parque de Boyle Heights. Aunque sus vacaciones de verano agonizan, ella está feliz.

“Quiero ser doctora”, dice la pequeña con una enorme sonrisa. Le encanta ir a la escuela y sus múltiples reconocimientos dan fe de ello. A la niña le urge regresar a clases para seguir aprendiendo. “Quiero ayudar a la gente a que se cure”, explica, detallando su interés en la medicina.

Este martes, 12 de agosto, Giselle y más de 650 mil estudiantes del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) inician un ciclo académico que promete ser mejor al anterior: las escuelas más necesitadas recibirán un fondo de 80 millones de dólares gracias a una iniciativa que aprobaron los votantes en 2012.

“Es un año de más oportunidades”, celebra María Brenes, directora de Inner City Struggle, precisando que los planteles beneficiados serán los que tienen alumnos pobres y con bajo dominio del inglés.

“Los padres de familia deben llegar con mucha esperanza y altas expectativas”, agregó.

Las autoridades escolares también se han fijado metas más elevadas para el nuevo ciclo. “Estoy convencido desde mi alma que podemos graduar con éxito a cada estudiante, prepararlos para la universidad”, dijo el superintendente John Deasy a 1,300 administradores hace unos días.

Casi 7 mil estudiantes abandonaron las clases en el período pasado. La tasa de graduación de las preparatorias del LAUSD es del 82 por ciento. “No está mal para el segundo distrito escolar más grande del país, pero está lejos de ser lo suficientemente bueno para el superintendente”, mencionó Deasy.

Algunos de los logros del LAUSD son que los alumnos del cuarto grado mejoraron su lectura, los del octavo (que son latinos, asiáticos y están es desventaja económica) registraron en este rubro los avances más altos en diez años, más estudiantes tomaron cursos y exámenes avanzados.

Para Brenes, los retos del distrito escolar angelino aún son que más estudiantes terminen la preparatoria, que estén listos para entrar a la universidad y crear un plan para que menos alumnos acumulen cinco años con la clasificación de “estudiantes de inglés”.

La directora de Inner City Struggle pide eliminar las suspensiones, un castigo que –según ella- se refleja en el bajo nivel de graduados. “La meta de las escuelas es apoyar al joven”, recalcó.

Mientras vigila a Giselle desde una banca, la señora Sandra Rosas confía en que el LAUSD ayudará a que su hija se convierta en doctora algún día. Ella, quien abandonó la universidad en México por no tener dinero, ha hecho lo que le corresponde. “Ya le compramos su mochila, sus útiles, ya tiene todo”, dice.

Alrededor de la web