Tragedia impacta en Sylmar

Hombre habría matado a su esposa a tiros

Tragedia impacta en Sylmar
Esta es la vivienda donde se registró la tragedia.
Foto: La Opinión - J. Emilio Flores

Un hombre de 59 años fue arrestado por supuestamente matar a su esposa de 45 años a tiros en una vivienda de Sylmar, en el Valle de San Fernando.

La fallecida fue identificada como Maria Morales.

El hecho se reportó la noche del lunes en la cuadra 14000 de la calle Herron, donde la pareja había vivido por los últimos 25 años.

Según la Policía, poco antes de las 9:00 p.m., el hijo de la pareja llamó al 911 después de escuchar disparos en la casa.

Al llegar al lugar, los policías encontraron a la mujer en el piso de la sala de la casa con varios impactos de bala.

“Ellos pensaron que el sospechoso estaba esperándolos o que había huido por la puerta trasera”, indicó el Tte. Paul Vernon, comandante de la División de Detectives de la estación Mission del LAPD. “Pero en cambio lo encontraron tirado sobre una cama en uno de los cuartos. Parece que estaba esperando a la Policía y se entregó sin problemas”.

Los agentes también descubrieron una pistola Colt calibre .45 en la mesa al lado de la cama, así como una nota escrita en español al lado del arma.

“Este tiroteo pudo haber sido peor, ya que al menos una de las balas pasó de una casa a la vivienda del vecino, a través de varias paredes, a muy poca distancia del residente”, dijo el Tte. Vernon. “Y, como es común, el alcohol jugó una parte en este tiroteo. El sospechoso admitió haber estado bebiendo mucho esa noche”.

“Yo oí los balazos, pero pensé que eran cuetes”, dijo Melesia Reynoso, de 86 años y vecina de la pareja.

“Nunca, nunca me imagine que fuera a pasar lo que pasó. Caras ve uno, pero corazones no lo sabe”, dijo la señora. “Muy buena mujer, muy trabajadora. Siempre andaba con sus hijos. Yo no se que pasó.”

Describió a la occisa como una “buena muchacha” y ambos como “muy católicos”, pero describió que el sospechoso, aún no identificado, se veía extraño recientemente.

“Ya tenía días que yo lo desconocía”, dijo Reynoso. “Andaba caminando como desaforado, medio alocado”, dijo.