Actriz de “En Otra Piel” entiende frustración de los presos de Rikers

Los guardias de Rikers Island denominan “porno suave de Telemundo” a la serie “En Otra Piel"

Actriz de “En Otra Piel” entiende frustración de los presos de Rikers
Silvana Arias interpreta a una joven que se enamora de un gánster.
Foto: Youtube

¿Qué harías si te prohibiesen ver tu novela favorita los lunes por la noche? Los reclusos de la prisión de Rikers Island, en NYC, se amotinaron el pasado lunes porque el nuevo horario nocturno no les permite ver la serie “En Otra Piel” a las 9 p.m.

Los guardias de Rikers Islands tuvieron que emplear gas pimienta para disuadir los disturbios que estaban causando 68 internos de la prisión. Los reclusos protestaban porque el nuevo toque de queda les obligaba a perderse el último episodio de su novela favorita.

Cada lunes, los internos de la zona de alta seguridad “George Vierno” se arremolinaban alrededor de la pantalla de televisión para ver la novela. Las autoridades de la prisión tuvieron que reducir de 11 p.m. a 9 p.m. la hora para irse a dormir debido a la gran cantidad de ataques que ocurrían en esa franja de dos horas.

El argumento, un gigoló que seduce a mujeres adineradas, y un reparto de actores muy ‘sexy’ hacían subir la temperatura de los reclusos. Además, según revelaron fuentes carcelarias al New York Post, estos solían quitarse las camisetas porque en esa sala no había aire acondicionado.

La actriz Silvana Arias, una de las protagonistas de “En Otra Piel”, declaró sentirse alagada cuando se enteró de que los internos de Rikers Islands amban su show hasta tal punto que causaron disturbios para protestar contra el nuevo horario.

“Me reí porque no me lo podía creer… Pensé que era divertido que estuvieran tan afectados porque no nos pudieran ver. Pero también es triste que no tengan otro tipo de entretenimiento”, declaró la actriz de 34 años al New York Post.

“Quizás deberíamos darles clases de salsa. O quizá necesitan algo de música o instrumentos”, continúo la peruana.

La actriz cree que los chicos de la cárcel recurren a la telenovela porque necesitan de la pasión que tienen las latinas: “Cuando nosotros decimos ‘te quiero’, lo decimos con muchísima pasión, quizá lo que les guste de la novela sea eso”.