Blanquean y humillan a Yankees en Tampa

El pobre rendimiento de sus mejores bates reflejaron el pobre andar de los Bombarderos ante Tampa
Blanquean y humillan a Yankees en Tampa
Mark Teixeira reacciona al ser ponchado con las bases llenas en la octava entrada.
Foto: Getty Images

Con muy poco tiempo transcurrido entre el llamado de atención de su propietario Hal Steinbrenner y el arranque de la serie de tres juegos en Tampa, los Yankees mantuvieron su tónica irregular de toda la campaña y cayeron 5-0 ante los Rays.

Esperando que las noticias del regreso de Tanaka, se concreten en corto tiempo, el piloto de los Bombarderos Joe Girardi mandó a la lomita a Brandon McCarthy de buena labor a lo largo de las 6 entradas y dos tercios que tuvo de trabajo, pero que se quedó sin respaldo merced del pobre trabajo de la ofensiva que no pudo descifrar los lanzamientos de Alex Cobb quien lanzó siete entradas y un tercio impecables y redujo a los Bombarderos a seis hits, sin carreras, mientras fusilaba a ocho enemigos.

YANKEES LEJOS DE OCTUBRE Y CERCA DEL FRACASO

Tenían en el campo los Yankees a su equipo de gala, o al menos a lo mejor que puede tener Girardi en esta época de vacas flacas con nombres de impacto, pero con cifras que dan pena.

Un pelotero de $20 millones por año como Mark Teixeira bateando para .230, Carlos Beltrán con apenas un .243 que lo invita al retiro. Sólo Jeter (.271), Ellsbury (.275) y Gardner (.277) intentan dar la cara, pero vista la manera de caer en el Tropicana Field ante un equipo que ya no es contendiente a nada, la situacion es crítica y por varias razones.

Desde la misma primera entrada los Rays encontraron cómo condicionar el resto del trayecto. En el inicio, Desmond Jennings abrió con imparable ante McCarthy y en lo que pensaban qué tirarle a Ben Zobrist, Jennings voló hasta segunda y ante el arranque en frío del lanzador de Nueva York, Matt Joyce negoció boleto gratis.

Y así, ni mandado a hacer, Evan Longoria llegó a la caja de bateo con las bases llenas, pudieron con él, pero Jennings le puso placa a la casa para el 1-0. James Loney el siguiente hombre al bate entregó el segundo out pero trajo a home a Zobrist para el 2-0.

Desde ahí se vivió un llamativo duelo de pitcheo entre McCarthy y Alex Cobb, al extremo que había que esperar hasta la parte baja de la séptima para volver a ver acción.

Ya McCarthy mostraba grietas en su esfuerzo y lo aprovechó Tampa para anotatarle dos carreras más que dictarían sentencia.

Primero Forsythe se sirvió de un error para llegar a primera base y casi enseguida pudo anotar cuando Casali bateó sencillo al jardín derecho. Vino entonces Zobrist y con rodado al centro remolcó a Casali para poner un 4-0 lapidario que básicamente le bajó el telón al partido.

En la octaba aparecería un intento de reacción por partede los Yankees que le pusieron dos hombres en base al imbateable Cobb y luego Mark Teixeira llegó frente al relevista Brad Foxberger con las bases llenas, pero con dos outs.

Esperaban Jeter, Cervelli y Gardner, pero Foxberger con oficio de veterano, lo retó adentro no una sino hasta tres veces y lo sacó out de manera inobjetable. El último clavo los puso James Loney con un cuadrangular que puso el 5-0 inapelable.