Range Rover Sport SVR, de Nürburgring a Pebble Beach

Este todoterreno con prestaciones de deportivo no sólo se destaca por su propulsor de 550 caballos de fuerza, sino que también lo hace por sus terminaciones exteriores e interiores.
Range Rover Sport SVR, de Nürburgring a Pebble Beach
Se lució en California.
Foto: conduciendo.com

Luego de vanagloriar a su flamante SUV por haber logrado atravesar el famoso circuito Nordschleife de Nürburgring, Alemania, en tan solo 8 minutos y 14 segundos, finalmente Land Rover confirmó que el Range Rover Sport SVR, “el modelo de producción más rápido y potente de la compañía”, debutó oficialmente en el concurso de elegancia de Pebble Beach el 14 de agosto.

Este ejemplar, que estrena el apellido SVR -sigla que con el tiempo irá sumando más integrantes a la familia más prestacional de la firma británica-, lleva debajo del capó un motor V8 de 5,0L sobrealimentado que desarrolla en total 550 caballos y 680 Nm de torque; es decir, 40 HP y 56 Nm más que la variante convencional. De hecho, el paso de 0 a 60 mph se da en sólo 4,5 segundos y que la velocidad máxima está limitada electrónicamente a 162 mph.

Más allá de las cualidades del propulsor en sí, otro componente que interviene y permite lograr semejante rendimiento es la transmisión automática ZF de ocho velocidades, la cual hace traccionar a las cuatro ruedas de forma permanente, ofrece cambios de marcha más rápidos y otorga mayor aceleración en las marchas más bajas. Por su parte, también son para destacar la labor de la caja reductora, el sistema Terrain Responde 2 y el ajuste del bloqueo del diferencial trasero activo. Asimismo, se optimizó el sistema de gestión electrónica de Bosch y se recalibró la válvula electrónica del compresor para aumentar la presión de alimentación máxima.

Fiel a la familia de los “deportivos”, existe de serie un escape activo que ofrece un sonido más rabioso cuando se desea; aunque si la intención es lograr un viaje más confortable y sin tanta ostentación se puede seleccionar la opción en donde el sonido sea más leve y agradable.

Al margen de la mecánica, por fuera se ve una carrocería más dinámica, que está más cerca del suelo; un nuevo parachoques delantero con tomas de aire trapezoidales, rejillas de ventilación en el capó, una nueva parrilla, faros de LED, molduras laterales que añaden musculatura, un alerón posterior que entrega más estabilidad y un difusor en negro brillante en el paragolpes trasero que porta una salida de escape cuádruple. De serie figuran llantas de aleación de 21 pulgadas con neumáticos en dimensiones 275/45 R21, y de manera opcional hay llantas de 22 pulgadas con gomas Continental SportContact 5 295/40 R22.

En el interior, el centro de Operaciones de Vehículos Especiales de Jaguar Land Rover ha diferenciado notablemente al Range Rover Sport SVR de los demás integrantes de la gama gracias al uso de asientos deportivos de cuero y con soporte lateral adicional que tienen 16 posiciones de ajuste electrónico. De manera estándar, las terminaciones dentro del habitáculo son de aluminio, aunque se puede optar por cambiar esos detalles a fibra de carbono, ya sea en los paneles de las puertas, como en la consola central, el salpicadero y el volante.

Por dentro hay lugar para que cuatro personas adultas viajen sin problema alguno y de manera cómoda, aunque eventualmente puede haber espacio para un quinto pasajero ocasional. Los asientos traseros, también de estilo deportivo, son reclinables en proporción 60:40 y ofrecen una capacidad de carga de hasta 62.2 pies cúbicos (1.761 litros).

Luego de decir presente en California, una vez que inicie su comercialización el Range Rover Sport SVR tendrá un valor de mercado inicial de $110,475.