Fugitivo en California es oficial público en México

Marco Antonio Gómez González logró ocupar un cargo en el gobierno local de Copala, en México, pese a los crímenes de que se le acusa en EEUU

Marco Antonio Gómez González es titular de la Dirección de Agua Potable en el municipio de Copala.
Marco Antonio Gómez González es titular de la Dirección de Agua Potable en el municipio de Copala.
Foto: Tomada de Internet: Ayuntamiento de Copala, Guerrero. México

Quince cargos criminales y una orden de arresto en su contra, por supuesto fraude a un anciano en California, no impidieron que un hombre alcanzara un cargo importante en el gobierno de México.

Marco Antonio Gómez González es titular de la Dirección de Agua Potable en el municipio de Copala, en el estado de Guerrero, mientras en el norte de California lo acusan de falsificar cheques para robar a un residente de Sonoma, en el norte del estado, que cuidó en 2009, confirmó La Opinión.

“[Gómez González] tiene cargos en su contra por abuso a un anciano, robo a vivienda y conspiración”, indicó Christine Cook, asistente de la Fiscalía del condado de Sonoma. “Tiene una orden de arresto extendida en 2009, por tanto debe ser traído ante un tribunal”, agregó.

La acusación cita que Gómez González se hizo cargo de un anciano –entonces de 86 años- que había sufrido un coma diabético, tenía una serie de achaques y requería atención las 24 horas. Él tomó el empleo a través de un contrato que firmó su ex esposa, Verónica Rodríguez.

“No me di cuenta que él falsificaba los cheques del paciente. La mayoría eran como de $2,500, eran muchos, el fraude fue por más de $100 mil”, cuenta Rodríguez, arrestada al ser considerada copartícipe.

“Con la caligrafía se dieron cuenta que yo no hice los cheques, sino él”, insiste quien tras permanecer siete meses tras las rejas, durante el juicio, se comprobó que no era cómplice, pero la deportaron.

Antes de su detención por agentes federales en octubre de 2009, cuenta Rodríguez, quien ahora vive en la Ciudad de México, el sospechoso le dijo que tenía que dejar al paciente y regresar a Guerrero porque su madre había enfermado de gravedad. Jamás volvió a Sonoma.

Desde Copala, Gómez González, de 51 años, niega haber robado dinero y artículos al anciano que cuidó. “Nunca en la vida he falsificado una firma, yo sé los problemas que trae eso”, comentó vía telefónica.

El acusado, quien hace poco borró su cuenta de Facebook, aseguró que no sabía de la orden de arresto y los cargos en su contra en California. “Si algo estuviera mal, los problema estarían tras de mí”, señaló.

Aunque él afirmó a La Opinión que hace tres semanas renunció a su puesto para dedicarse a la venta de frutas y legumbres, el síndico procurador de Copala, Humberto Guerrero, lo desmintió.

Para el síndico guerrerense, es posible que el funcionario tenga cargos pendientes en California y que haya obtenido una carta de antecedentes no penales en Guerrero, necesaria para ocupar el cargo.

“Si el asunto no ha trascendido [en Estados Unidos], aquí no hay expediente negativo”, explicó.