Entregan Copa al Papa

El 'Ciclón' acompaña en su dolor a su aficionado favorito

El Papa Francisco, junto a la comitiva de San Lorenzo, carga la Copa Libertadores que ganó el equipo de sus amores.
El Papa Francisco, junto a la comitiva de San Lorenzo, carga la Copa Libertadores que ganó el equipo de sus amores.
Foto: EFE

EL VATICANO

Marcado por el luto que golpeó a la familia del Papa, los dirigentes de San Lorenzo le entregaron ayer al hincha más famoso de su club la Copa Libertadores, conseguida por primera vez en su historia la semana pasada.

Debido al calor, la audiencia general tuvo lugar en el salón Pablo VI y no en la Plaza de San Pedro.

Los dirigentes del equipo azulgrana, Matías Lammens y Marcelo Tinelli , el entrenador Edgardo Bauza y los jugadores Juan Mercier y Julio Buffarini estaban sobre el estrado.

Cuando Francisco llegó a la sala, copada por unos 10 mil fieles de todo el mundo, estalló un fuerte aplauso y, pese a estar triste por la tragedia que golpeó a su sobrino Emanuel Bergoglio, cuya esposa y dos pequeños hijos fallecieron en un accidente vehicular, un sonriente Sumo Pontífice saludó a los asistentes en su camino al estrado, donde saludó a la comitiva de su equipo del alma, mientras destacaban en una mesa de madera dos trofeos plateados: la Copa Libertadores verdadera y su réplica, que quedará en El Vaticano.

“De modo especial, saludo a los campeones de América, al equipo de San Lorenzo, aquí presente, que es parte de mi identidad cultural”, manifestó el Papa.

Luego, el Sumo Pontífice agradeció las expresiones de pésame. “Les agradezco por las oraciones y por las condolencias por lo que le pasó a mi familia”, indicó el Sumo Pontífice. “También el Papa tiene una familia. Nosotros éramos cinco hermanos, tengo 16 sobrinos y uno de ellos tuvo un accidente de tránsito: murió su esposa, dos hijos pequeños, uno de dos años y el otro de pocos meses, y él en este momento está en un estado crítico”, dijo.

Una vez terminada la audiencia, entre aplausos, Francisco recibió las dos copas. Tomó en sus manos el trofeo, muy pesado, y se sacó fotos de un momento seguramente histórico. “Fue muy conmovedor, la noche anterior no pude dormir de la emoción y lo disfrutamos al máximo”, afirmó Julio Buffarini, el volante de San Lorenzo, que contó que el Papa le agradeció dos veces por la camiseta que le regaló, la misma que usó en la final.”Fue una experiencia inolvidable, es un capítulo más en este libro que uno va escribiendo con el transcurrir de los años”, señaló el volante Juan Mercier, quien contó que le pidió al Papa la bendición para su familia y un saludo a su esposa, a través de un videito que sacó con su celular. “Es un día muy especial”, destacó el presidente del club, Matías Lammens. “Le dí mi pesame, nos decía que la llegada nuestra le había alegrado el día”.Marcelo Tinelli, vicepresidente de San Lorenzo calificó dijo que “fue muy especial” visitar a Francisco y acompañarlo en un día como hoy, luego de la tragedia que golpeó a su familia”Fue muy emocionante, como siempre, con lágrimas en los ojos para todos nosotros. Traer la Copa Libertadores era el sueño de toda una vida”, dijo Tinelli, recordando que en diciembre pasado, cuando le entregaron la copa conquistada en el Torneo Inicial, le habían dicho al Papa que si ganaban la Copa Libertadores también le iban a traer el trofeo continental

http://www.laopinion.com