Gracias Mamá Rosa

Es inexplicable el violento 'rescate' de los niños de La Gran Familia

Rosa Verduzco, "Mamá Rosa", fundó la casa hogar La Gran Familia en 1947.
Rosa Verduzco, "Mamá Rosa", fundó la casa hogar La Gran Familia en 1947.
Foto: Agencia Reforma

Burbujas

Rosa del Carmen Verduzco es su nombre. Actualmente es más conocida como “Mamá Rosa” y es de Zamora Michoacán.

Hace casi 70 años, siendo una niña, encontró un niño abandonado en las calles de Zamora y lo llevó a la casa de sus padres donde fue recibido con cariño. Días más tarde Rosa llevó a otro más, y después otro más, hasta que sus padres le dijeron que si quería seguir acumulando niños abandonados, que tenía que buscar un lugar especial para tenerlos.

Ese fue el inicio de una especie de orfanatorio, que se llama La Gran Familia y que funcionó hasta el día 15 de julio pasado en que a las 8:45 de la mañana fue “invadido” por tropas del ejército mexicano, de la marina, de la policía federal, y algunos de la policía municipal. Ellos entraron con un absurdo alarde de fuerza para “rescatar” a cerca de 600 niños que Mamá Rosa sostenía y alojaba.

Según parece hubo algunas quejas de malos tratos a algunos de los niños, por lo que fue ordenado el “rescate” de ellos.

Es penoso que se usen las fuerzas militares del país en asuntos como este e inexplicable es que entraran destruyendo muchas de las instalaciones, rompiendo colchones, y escavando en los patios, sin que se sepa a ciencia cierta que buscaban.

Mi primer pregunta: ¿qué hay detrás de esta orden y de la forma en que se llevó a cabo?

Vale la pena analizar lo que se había logrado en este albergue.

En los últimos años, había tenido un promedio de más de 500 niños alojados. Hubo algunas quejas de que había niños que tenían que dormir en el suelo. Otras también de decían que había violencia, algunas veces entre los muchachos y otras con los cuidadores.

Si Mama Rosa traía a un niño que encontró durmiendo en la calle, apenas tapado con algunos periódicos, y muerto de hambre, y le proporcionaba techo y comida, no podía ser ofensivo que dada la capacidad limitada del albergue La Gran Familia, alguna vez tuviera que dormir en el piso. Pero siendo bajo techo y con comida, era muy superior a lo que podía tener estando en la calle.

No quiero excusar la posible violencia, pero debe entenderse que entre los 500 o más niños alojados había decenas que deberían estar en la correccional y no amparados por Mamá Rosa en su albergue.

Según parece hubo denuncias de mal trato por parte de algunos de los cuidadores, lo cual no disculpo, pero para mantener el orden de un grupo tan grande y de compleja composición, a veces, sin justificarlo, se explica el uso indebido de la fuerza.

Segunda pregunta: ¿si hubo quejas anteriores, por qué esperaron tantos años, no para proceder como se actuó en contra de La Gran Familia, sino para auxiliar a Mamá Rosa a tomar medidas correctivas?

Oí una entrevista con Mama Rosa en la que respondiendo a cierta pregunta dijo algo que me llegó profundamente. “Ustedes viven en otro mundo y en el mundo de estos niños lleno de carencias, lo único que les puedo dar es cariño”. Más de 300 de esos niños fueron oficialmente adoptados por ella y llevan su apellido.

Varios de estos niños forman parte de los coros organizados por ella que salían a fiestas y reuniones a cantar mientras que había otros que tocaban instrumentos también fuera del internado. Esto hace absurdo hablar de rescate…

Mamá Rosa estableció una primaria y una secundaria para sus alumnos, ambas autorizadas y reconocidas por la secretaria de Educación Pública. Gracias a ese interés en la educación, hay gente muy prominente que alguna vez estuvo en ese internado, por el que se estima han pasado 9,000 alumnos.

La información que sale de las autoridades cuando pretenden justificar una acción, como el escandaloso rescate en La Gran Familia, casi siempre presenta una versión influenciada por su interés político, y en ocasiones alejándose de la realidad. Pero en la actualidad, las redes sociales se encargan de informar abundante y vertiginosamente sobre todo suceso, haciendo mucho más difícil que se justifiquen hechos como los que ocurrieron en Zamora.

Por otro lado, cuando las cabezas del poder ordenan una acción, generalmente los dedos del poder que lo ejecutan lo hacen a su modo. En este caso no sabemos los detalles de la orden, pero hay muchas personas que están verdaderamente molestas por la forma en que se llevo a cabo.

Después del “rescate” algunos jóvenes volvieron a las calles y otros con sus familias. Cuatro de estos se suicidaron. Es inexplicable que si fueron rescatados del mal trato, el dejar de ser maltratados pueda ser motivo de suicidio. Hay otras causas desconocidas, especialmente si durante 50 años nunca hubo un suicidio en La Gran Familia.

Con todos los posibles defectos la obra de Mamá Rosa es ejemplo de lo que puede hacerse con dedicación y con sentido de misión. Espero que en el desenlace de estos sucesos salga a la luz toda la verdad del porque se ordeno la intervención en la forma en que se hizo.

Yo por mi parte quiero agradecerle a Mamá Rosa el que haya dedicado toda una vida para ayudar a los totalmente olvidados, aunque haya cometido errores al hacerlo.