Mexicanos decepcionados

No les convencen políticas de EPN y uno de cada tres quiere emigrar
Mexicanos decepcionados
El presidente de México Enrique Pena Nieto saluda a los legisladores de California, en Sacramento.
Foto: EFE

MÉXICO.- El día más triste en la vida de Gabriel López fue cuando se quedó sin sus $6,500 de ahorros y sin el trabajo temporal que añoraba en Estados Unidos porque una empresa lo defraudó. “Sólo quería ir para allá porque aquí se gana poco y las cosas cuestan mucho”, cuenta.

El éxodo al que apostaba este trabajador de la construcción era con una visa temporal que le permitiera hacer dinero en la economía estadounidense durante algunos meses y regresar luego a México para disfrutar con su familia de los frutos de una bonanza más equitativa que la de su país.

“El Gobierno dice que todo va mejor pero yo no lo veo”, cuenta sentado en un banco de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal donde clama justicia para recuperar su dinero. “En el ministerio público del Estado de México no me hacen caso”.

López no está solo con su desencanto con relación al desempeño del país bajo la administración del presidente príista Enrique Peña Nieto, quien durante su visita a California aprovechó para enfatizar que su gobierno mantiene un “diálogo” positivo” con distintos actores para alcanzar una reforma migratoria en Estados Unidos.

El desempleo, la pobreza, la inseguridad y la impunidad que padece López no es un caso aislado entre miles de bolsillos que ven en Estados Unidos una salvación.

De hecho, de acuerdo con una encuesta realizada por el Centro de Investigación Pew, seis de cada 10 mexicanos rechazan su reforma económica. Los resultados de este Sondero coinciden con la visita de Peña Nieto a California, y cuya agenda incluyó un “diálogo” con la comunidad migrante de su país.

La encuesta del Pew dio cuenta que uno de cada tres mexicanos estaría dispuesto a emigrar hacia Estados Unidos, ya sea legal o ilegalmente, si tuviera la oportunidad, porque consideran que allá les esperaría una mejor vida sin el crimen que el 79% percibe.

La inseguridad ciudadana es la máxima preocupación de los mexicanos, y casi ocho de cada diez mexicanos consideran que el crimen es un “gran problema” en el país.

En el sondeo, que tiene como punto de referencia la gestión de Peña Nieto, el mandatario fue reprobado en la matemática del día a día: seis de cada 10 personas describió su situación económica como “muy mala” y sólo la mitad de la población es optimista sobre su futuro.

La desconfianza se extiende incluso hasta el empresariado binacional que no ve una conexión entre la apertura energética y otras reformas con los beneficios de sus familias o sus negocios en México.

“Estamos con la mejor intención de apoyar todo cambio que beneficie a nuestra comunidad, el problema es que no hay un acercamiento para explicar de qué forma podemos participar o de qué manera va a haber una oportunidad para los nuestros”, reprocha Hugo Mérida, de la Cámara de Comercio Hispano en Los Ángeles.

“Peña ha estado dos días en California y no ha habido un acercamiento a la comunidad para explicar de cerca sus reformas: cero, nada”, dice Mérida La apuesta económica de Peña se mira lejos de los beneficios tangibles de las clases trabajadoras. “Todo se queda entre las grandes empresas y la corrupción de los funcionarios”, señala Taurino Castrejón, de la Unión de Campesinos y Emigrantes Mexicanos quien en múltiples ocasiones ha buscado sin éxitos financiar proyectos productivos de jornaleros. “Así quién no se va a querer ir a Estados Unidos”.