Cae la noche sobre Memo

Cae  la  noche sobre Memo

La luz de las maravillas en Málaga se apagó de pronto para Guillermo Ochoa, portero de la selección mexicana de fútbol. ‘El Memo’, como ya lo nombran en la ciudad andaluza, vio desde el banquillo el inicio de la liga española porque, de momento, está en un estado de forma por debajo de la de su compañero Carlos Kameni.

Javi Gracia, técnico del cuadro albiazul, ha preferido reservarse comentarios acerca de la portería del equipo. En la semana posterior al inicio liguero cerró posibilidad a cualquier debate en esa demarcación. “Del futuro no opino, pero siempre decidiré lo que en el momento considere mejor para el equipo”, ha repetido.

Ochoa llegó como un fichaje de lustre a la ciudad mediterránea. Considerado uno de los guardametas revelación del Mundial por llamar la atención pese a carecer de los reflectores de hombres como Manuel Neuer (Beyern Munich), Keylor Navas (Real Madrid), Claudio Bravo (Barcelona), Thibaut Courtois (Chelsea) o Tim Howard (Everton), todos ellos probados en las mejores ligas de Europa, obtuvo su premio al firmar por el Málaga español por cuatro años con la idea de ser el titular indiscutible. Pero eso no ocurrió, al menos por ahora.

Procedente del Ajaccio, club francés sin linaje europeo y recién descendido en la liga gala, Ochoa esperaba debutar el sábado 23 de agosto frente al Athletic de Bilbao, pero el público de La Rosaleda, su nuevo hogar, a quien vio saltar al campo fue al camerunés Carlos Kameni.

Kameni llevaba prácticamente dos años sin jugar. Poderoso de piernas y fuerte en el juego aéreo, el africano vivía a la sombra de Willy Caballero, el inolvidable cancerbero argentino, hoy en el Manchester City, a donde emigró tras ser catalogado como un refuerzo imprescindible por el chileno Manuel Pellegrini, exestratega del cuadro andaluz y quien los guió a cuartos de final de la Liga de Campeones en 2013.

Hoy el camerunés tiene a Ochoa en un sitio nunca imaginado por el mexicano cuando el 31 de julio se anunció su incorporación a los ‘boquerones’. De hecho, Kameni renovó contrato el pasado lunes 25, lo cual generó preocupación y pesimismo en la afición y prensa mexicana.

Kameni, al igual que Ochoa, estará, al menos así lo marcan sus contratos, cuatro años más con el Málaga, sin embargo, el fortalecimiento del vínculo del portero de 30 años con el club es un hecho independiente a la llegada del mexicano. No se le renovó por desconfianza a Ochoa, sino por necesidades del equipo.

Hay una acción determinante en la trama de la suplencia de Ochoa: el yerro cometido en su debut como titular frente a la Fiorentina, en la pretemporada europea. El mexicano salió en busca de un balón aéreo y sólo encontró aire en su viaje. Como casi siempre ocurre la jugada terminó en gol y en una reflexión para el cuerpo técnico del Málaga: su fichaje para el marco no estaba en forma.

“Memo tiene una buena reputación, pero la ‘cantada’ que pegó frente a la Fiorentina, muy parecida a la de Casillas contra el Atlético de Madrid en la final de la Liga de Campeones, dejó un poco intranquilo al cuerpo técnico, pero no pasa nada absolutamente, al grado de que el entrenador del equipo, Javier Gracia, dijo al final del partido que mantenía su confianza en Ochoa”, explica Javier Bautista, jefe de deportes de la Cadena radial Cope en Málaga.

La desafortunada intervención de Ochoa reveló lo que a la postre dio pie a la determinación de apostar por Kameni para este inicio de temporada: el mexicano necesita más trabajo porque al no realizar la pretemporada completa con el equipo está en desventaja respecto a su colega africano.

Contactado vía telefónica, Bautista, uno de los periodistas que más conoce la estructura del Málaga FC, confirma este hecho. “Kameni ahora está por delante, pero sólo porque sí hizo la pretemporada con el Málaga, y Memo no. Date cuenta que Memo desde el Mundial no hizo nada y un portero debe estar bien entrenado, más en la Liga de España porque se trata de un torneo de un fútbol muy exigente, nada comparado con la liga francesa ni con el equipo del Ajaccio”, describe.

El Málaga es un equipo cuyos mejores años quedaron atrás. Ahora la aspiración es, en el mejor de los casos, intentar colarse a puestos que le permitan aspirar a la Europa League. Sin embargo, sí es un club con calidad muy superior a la del Ajaccio, donde Ochoa inició su aventura en el Viejo Continente y, por supuesto, los rivales también son de otra dimensión, como el Real Madrid, el Barcelona o el Atlético de Madrid.

“Si hablamos de fútbol de alto nivel nos referimos a España, Alemania e Inglaterra, con una calidad y exigencia muy importantes y ‘El Memo’ no podía comenzar jugando porque no tenía entrenamientos y Kameni sí, porque estuvo en Australia y Alemania en la pretemporada, por eso el entrenador se decidió por él. Es eso simple y llanamente”, aclara el periodista de la Cadena Cope.

De hecho, en Málaga nadie da como irreversible la decisión del técnico Gracia en torno a la portería. Sin duda, como siempre sucede, ya hay quienes piensan que el mexicano sólo tuvo una buena tarde frente a Brasil en la Copa del Mundo y eso le valió para ser fichado en España, pero la mayoría andaluza piensa lo contrario.

“Aquí nadie critica a Memo ni nadie dice que el Málaga se equivocó al contratarlo. Al contrario, el gran ganador es justamente el Málaga porque tendrá dos grandes porteros. Ya llegará el momento en el cual Ochoa sea el titular; esa es la sensación que hay aquí”, finaliza Javier Bautista.

Y es innegable. Ochoa deberá elevar su calidad para aspirar a recuperar el puesto que creía suyo. Condiciones tiene, aunque debe mejorar aquellos aspectos por los cuales es señalado continuamente, como lo son su débil juego aéreo y su limitada capacidad de manejar situaciones cuando el balón está en sus pies.

Portero de asombrosos reflejos y muy competente en las jugadas de mano a mano, lo cual le bastaba para ser heroico en un club blandengue como el Ajaccio, Ochoa debe elevar sus prestaciones en los recorridos, el manejo del área y las salidas. El Málaga no requiere de un hombre de línea de meta, sino de un portero moderno, que pueda ejercer de líbero.

Respecto a Kameni, la relación con el mexicano es excelente. De hecho, el propio Kameni revelaba el día de su renovación que en ocasiones platica en francés con el mexicano.

Kameni tenía un contrato que lo ligaba al Málaga por dos años más con un salario superior a los $2 millones de dólares anuales, una cifra fuera de la órbita de la actual situación del cuadro Andaluz. Fue tras meses de negociaciones que el portero decidió bajar sus emolumentos a razón de poco más de $1 millón de dólares, a cambio de dos años más de contrato.

Ochoa vuelve a encontrar un obstáculo en su carrera en pos de triunfar en Europa, sin embargo no es su compañero Kameni el rival a vencer, sino él mismo. El mexicano debe superarse para estar en igualdad de condiciones que su colega y aspirar a vencerlo en la batalla deportiva; condiciones para lograrlo tiene de sobra. Al tiempo.