Seis claves para ser una mujer seductora

Sexóloga describe las habilidades que hay que tener para atraer a la pareja.
Seis claves para ser una mujer seductora
Mostrarse segura consigo misma es una de las principales armas de la seducción.
Foto: Shutterstock

Cleopatra es una de las figuras iconos de la seducción. Y por su incomparable belleza, se generó la creencia que sólo las mujeres de cara bonita y buen cuerpo tienen la varita mágica de la seducción. ¡Qué creencia más lejana a la realidad!

De acuerdo con los sexólogos, toda mujer tiene poder de seducción. Todo es cuestión de sacar a flote la seguridad, la postura y la manera de hablar y actuar que prima en la mujer seductora.

La sexóloga Myriam Balbela, con consulta en Los Ángeles, te describe a continuación algunas de esas habilidades femeninas que no fallan cuando se trata de atraer o enloquecer de amor a tu príncipe azul.

1.- Saber escuchar. El estar atento a lo que la pareja nos está contando, o poner cara de que lo estamos escuchando es básico en el arte de la seducción.

“Y hay que seguir con expresiones de reconocimiento cada una de las maravillosas hazañas o destrezas que tu pareja o esposo te cuenta”, dice Balbela.

“Y, por favor, suspender la actitud crítica, aunque sea sólo por el momento de la conversación. Ni se te ocurran comentarios como: no me parece bien, que malo, etc… Hay que ser generosa con el reconocimiento verbal, sin que se note”.

2.- Tener buen humor. Seducir es sinónimo de diversión, así que ¡a divertirte!.

“Hay que borrar de tu expresión cualquier indicio de tristeza o melancolía. Dejar en evidencia tus penas y tus angustias puede frenar al hombre más motivado. ¿Quién estaría a gusto al lado de una mujer con cara de amargada? El humor es un buen afrodisíaco”, resalta la sexóloga.

3.- Hablar y sin inhibición. Los hombres gustan de las mujeres que tienen temas de conversación, pero —como destaca Balbela— cuando estás iniciando una relación “ni se te ocurra hablar de tus sueños de ser madre, tus expectativas de matrimonio, y queda prohibido hablar de sexo y dinero”.

“Dejar en evidencia lo que buscas puede llegar a destruir el encanto del momento”, ahonda la sexóloga. “Precisamente de eso se trata la seducción de ‘encantar’ y no espantar. No presiones. Aprende a esperar. Precipitarse puede hacer que tu presa huya asustado”.

4.- Mostrarse segura consigo misma y en lo que se está haciendo o diciendo. En este punto, no hay que demostrar la seguridad con arrogancia.

“La omnipotencia y la arrogancia no son bien apreciadas durante el proceso de sedu-cción. ¿Para que querría una mujer así tener un hombre a su lado? El hombre tiene que sentir que él es necesario y proveedor”, asegura la experta en sexología.

“La mujer seductora trata de mantener un balance entre necesidad de protección y seguridad. Tanto ellos como nosotras amamos la seguridad, a nadie le gusta acercarse a alguien en la cuerda floja”.

5.- Mostrarse algo humilde e indiferencia. Esta es un arma efectiva en el arte de la seducción.

“El demostrase medio huidiza ayuda a crear tensión en la seducción. A los hombres no les atrae la cosa fácil”, detalla Balbela. “Desde el punto de vista antropológico el hombre fue el cazador y hoy en día necesita continuar con esa ilusión; tiene que sentir que es él quien conquista, nunca debe darse cuenta que él es el conquistado”.

6.- Buena lencería. Desde tiempos antiguos, la ropa interior es una de las armas de la seducción. Y, como dice Balbela, “ni se te ocurra ponerte debajo de ese vestido tan bello y sensual, la pantaletica de algodón tan cómoda que te regalo tu abuela”.

La comodidad no cuenta a la hora de seducir, tanto el sostén como el calzón tienen que tener un diseño con encaje e ir en armonía visual con el tono de tu piel”.