Perros en Liberia comen restos humanos de víctimas de ébola

Los animales desenterraron los cadáveres
Perros en Liberia comen restos humanos de víctimas de ébola
Enfermeros llevan el cuerpo de una víctima del ébola a las afueras de Monrovia, en Liberia.
Foto: EFE

Perros callejeros en una comunidad en Liberia se están comiendo los restos humanos de la gente que murió de ébola en plena calle.

En la comunidad de Johnsonville, oficiales locales enterraron los cuerpos sin vida de las víctimas de ébola sin permiso de las autoridades. Ahora, los perros callejeros desenterraron los restos humanos para comerlos, según la publicación allafrica.com

Un joven indicó a la publicación local The New Dawn que el vio a los perros comerse las partes de los cadáveres en su comunidad que se encuentra cerca de Monrovia. El joven intentó contactar a las autoridades, pero no se presentaron. Al ver la falta de apoyo, el joven intentó matar a los perros pero no logró matar a todos.

LEA MÁS SOBRE EL ÉBOLA


Cura para el ébola resulta efectiva en primates

Se necesitan $490 millones para frenar epidemia de ébola

Aislan a paciente con síntomas de ébola en California


El doctor Stephen Korsman trabaja para el centro médico de virología en la Universidad de Cape Town y dijo a News 24 que a pesar que los perros no aparentan síntomas de la enfermedad, pueden transmitir la enfermedad al morder.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha indicado que los casos de ébola censados han superado ya los 3,000, entre los cuales más de 1,500 personas han fallecido, pero calcula que en realidad existen entre dos y cuatro veces más contagios de los registrados.

El ébola se ha cobrado la vida de prominentes doctores en Sierra Leona y Liberia “privando a estos países no sólo de la atención médica con experiencia y dedicación, sino también de héroes nacionales”, lamentaba esta semana la agencia de salud.

Entre esos héroes están cinco de los coautores del estudio titulado “Vigilancia genómica aclara el origen del virus del Ébola y la transmisión durante el brote de 2014”, que junto con investigadores de la Universidad de Harvard analizaron genéticamente 99 muestras del virus, lo que permitió detectar sus mutaciones.

Varios de los doctores y el cuerpo médico que han participado en este análisis ya han muerto.

Los cinco científicos eran personal experimentado del hospital Kenema Government Hospital (KGH) en Sierra Leona, donde se detectó el primer caso en este país y donde se recogieron en su mayoría las muestras para el estudio.

Entre ellos está Sheik Humarr Khan, un prestigioso virólogo que fue director del programa nacional para combatir la fiebre de Lassa -un tipo de enfermedad hemorrágica aguda con síntomas similares al ébola- para el Ministerio de Salud de Sierra Leona.

Los autores han cedido los datos del estudio porque “todos estamos en esta lucha juntos” y consideran que “la transparencia y la colaboración es una forma con la que esperamos honrar el legado de Humarr” y el resto del equipo.