Ya tengo a mis hijitos bien congelados

La postergación de la maternidad, por diversas razones, ha llevado a muchas mujeres a congelar sus óvulos
Ya tengo a mis hijitos bien congelados
Las mujeres entre los 20 y 30 años están en la edad ideal para someterse al procedimiento de congelamiento de óvulos.
Foto: Shutterstock

Extraer y congelar los óvulos es hoy una de las prácticas cotidianas de los tratamientos de reproducción asistida.

Estas técnicas de fecundación, con la ayuda de los avances de la ciencia, surgieron a finales de los años 70 para ayudar a las parejas con problemas de fertilidad o cualquier condición del sistema reproductivo que frena la concepción.

Pero, hoy en día, muchas mujeres jóvenes, fértiles y saludables acuden particularmente al procedimiento del congelamiento de óvulos para preservar su fertilidad hasta el momento que consideren oportuno ser madre.

Este es el caso de Jackson, de 36 años, quien hace unos años decidió invertir en su “mejor póliza de seguro”: congelar varios de sus óvulos para cuando llegue el momento de ser madre.

“Estoy en mis 30’s y todavía no tengo en mi vida una relación amorosa sería y estable, así que decidí asegurar mi opción de ser madre en el futuro”, dice la profesional.

“No sé cuándo voy a encontrar la pareja adecuada para ser mamá. Una no sabe qué le depara el futuro. Pero lo que sí sé es que tengo un montón de óvulos jóvenes y sanos a la espera de ser fecundados para cuando quiera ser madre y eso me da mucha tranquilidad mental”, agrega la residente de California.

Éste precisamente es el objetivo del congelamiento de óvulos: darle a la mujer en edad madura la oportunidad de procrear hijos saludables cuando llegue su momento de ser madre.

“Hoy , cuando la mujer está postergando la maternidad por estudios, carrera profesional, o porque no ha encontrado el compañero ideal, resulta importante tener la oportunidad de congelar los óvulos ya que a medida que envejece su índice de fertilidad baja debido a que la calidad de los óvulos se deteriora”, explica el Dr. Jeffrey Steinberg, uno de los pioneros reconocidos de la medicina reproductiva en Estados Unidos y resto del mundo.

Las mujeres entre los 20 y 30 años están en la edad ideal para someterse al procedimiento de congelamiento de óvulos, ya que “este grupo de mujeres está en el peak de la edad reproductiva”.
Entre más joven esté la mujer cuando congelamos sus óvulos es mejor, porque así conservamos el índice de fertilidad de la mujer joven”, denota el fundador del primer instituto de fertilidad en el país (1986), que —hoy bajo el nombre de The Fertility Institutes— cuenta con ubicaciones en Los Ángeles, Nueva York, Guadalajara e India.

La técnica de congelar los óvulos ha sido en las últimas décadas el único camino de esperanza que han tenido las mujeres jóvenes diagnosticadas con cáncer que desean se madre.

“En los casos del cáncer mamario, por ejemplo, los médicos están recomendando el congelamiento de óvulos antes de comenzar la quimioterapia”, concluye también el pionero de los avances médicos con los bebés “in vitro” y de diseño, (es decir, aquellos procreados tras óvulos fecundados y manipulados).

Según el Dr. Steinberg, la congelación de óvulos tomó popularidad a partir del año 1990 o 1995.

“Hace cinco años hacíamos por año entre 10 a 15 procedimientos”, resalta. “Ahora hacemos entre 80 a 100”.

El costo

El valor promedio en EEUU es de unos $17,000. Pero en el instituto de fertilidad que lidera el Dr. Steinberg se está ofreciendo “dos ciclos de tratamiento por $8,000”.

Además de este valor, se paga $800 al año por el servicio de preservar los óvulos congelados hasta que se usen.

“Este procedimiento era antes sólo para las estrellas de cine o las personas con mucho dinero, pero hoy es mucho más alcanzable para la clase media y popular”, acota el galeno.

-La reproducción asistida dio sus primeros pasos a final de los 70’s y arrancaron con más fuerza en los últimos años de los 80’s y primeros de los 90’s.

-El 25 de julio de 1978 nació en Oldham, Inglaterra, el primer bebé probeta de la historia: la niña Louise Brown.

-En 1984 nació en California un niño concebido con un óvulo donado, y en Australia una mujer dio a luz un bebé procedente de un embrión congelado.

-En 1994, una italiana de 62 años tuvo un hijo gracias a un óvulo donado que fue fecundado con el esperma de su esposo.

El Dr. Jeffrey Steinberg señala que estos son los pasos que se siguen el proceso del congelamiento de óvulos:

1- Ponerse en contacto con un centro reconocido por su experiencia.

2- El centro evalúa la salud y capacidad de fertilidad de los óvulos de la paciente y, si todo sale bien, comienza el tratamiento de dos semanas de aplicación de inyecciones que incrementan la producción de óvulos, de uno a 10, 15 o 20 óvulos.

3- Luego de las dos semanas de tratamiento, los huevos están listos para su extracción a través de una cirugía vaginal de ultrasonido que sólo dura 30 minutos. Los óvulos son congelados de inmediato.