Estados Unidos pisa el acelerador frente a Nueva Zelanda

El 'Dream Team' volvió a exhibir la contundencia y dinámica que mostró en su primer encuentro
Estados Unidos pisa el acelerador frente a Nueva Zelanda
El estadounidense James Herden (d) da un mate ante la oposición del alero neozelandés Mika Vukona
Foto: EFE

Barakaldo (Vizcaya).- La selección de Estados Unidos ha recuperado hoy la velocidad de crucero que se le supone, y que exhibió en el debut frente a Finlandia, ante una Nueva Zelanda que, a pesar de su encomiable espíritu de lucha, no pudo impedir una derrota más que abultada en los guarismos finales (98-71).

Los hombres de Mike Krzyzewski han vivido en el Bizkaia Arena una de esas jornadas plácidas que acostumbran en los grandes campeonatos, partidos en los que el mayor aliciente es comprobar hasta que altura llegan los vuelos de las estrellas NBA o ver quien necesita menos zancadas ‘box to box’ (de zona a zona).

Hoy, para alegría de Krzyzewski, han tenido un ligera mejoría los dos tiradores más afamados de su plantel, los ‘warriors’ Stephen Curry y Klay Thompson (4/9 en T3; 24 puntos entre ambos), que se presumen claves en encuentros que se les atasquen.

De todos modos, para que los americanos se bloqueen en ataque sus rivales deberían decidirse por defensas en zona, como Turquía, lo que no han hecho hoy los ‘Tall Blacks’ oceánicos.

Así, a campo abierto, han podido ponerse las botas Kenneth Faried (15, 11 rebotes y 26 de valoración) y Anthony Davis (21, 9 y 26), las mayores atracciones de USA en lo que va de campeonato. Los también titulares Kyrie Irving (10 y 4 robos) y James Harden (16 y 6 asistencias) también han tenido sus momentos en el partido.

A Nueva Zelanda no le ha pasado lo que a Finlandia, que se adelantó en los primeros instantes del encuentro. Pero si podrá decir que ha ganado a EEUU en un cuarto, un 18-19 a su favor consecuencia del 1-10 de parcial en los minutos del tercer cuarto.

Y además once de los doce jugadores que han saltado a la cancha pueden presumir de haber anotado. Curiosamente, más los menos relevantes del plantel ‘kiwi’, BJ Anthony (11), Everard Barlett (9) e Isaac Fotu (8), que las piezas capitales para Nenad Vucinic.

Aguantaron el tipo los del técnico serbio hasta el 12-8 en un primer cuarto en el que un 7-0 con Faried continuamente por el aire permitió la escapada que ya no tuvo fin de los norteamericanos (22-10).

La frenaron un tanto los de negro al final del primer cuarto (27-20), pero en el segundo (57-35) y el tercero se fueron ampliando las distancias hasta llegar a los 30 puntos de diferencia (74-44).

Ahí se detuvieron los americanos ante un rival al que le preocupaba más lo que pasaba en la zona rival que en la propia y que fue capaz de llevar el marcador un 75-54 inesperado un par de minutos antes.

Nueva Zelanda quería divertirse y no varió ni un ápice ni su juego, dinámico y con defensas individuales, ni su actitud, la de pelear por cada balón como si en ello le fuese la vida. Y todo ello con jugando muchos minutos todos los jugadores.

Ya en el último cuarto, Estados Unidos recuperó la diferencia de 30 puntos a cinco minutos del final (88-57) y la llegó a ampliar a 34 (92-58) un poco más tarde. Pero un arreón final de los infatigables ‘Tall Blacks’ dejó la distancia definitiva en ‘solo’ 27 (98-71).