Padres molestos porque primaria chárter sacó a sus hijos sin previo aviso

Los padres están dispuestos a continuar la lucha para permitir que sus hijos vuelvan a la escuela, pero con otro director al frente de la misma
Padres molestos porque primaria chárter sacó a sus hijos sin previo aviso
Elizabeth Martinez, y su hija Bianca, 6, hablan de los problemas en la escuela Chárter Camino Nuevo José A. Castellanos.
Foto: La Opinión - Ciro Cesar

Cuando Nayeli López llevó a su hijo a su primer día de escuela en el Chárter Camino Nuevo José A. Castellanos, se enteró que a su hijo no se le permitiría seguir cursando estudios en esa institución.

“Ni siquiera nos avisaron formalmente”, dijo López, cuyo hijo Bryan comenzaría a estudiar el segundo grado. “A algunos padres les avisaron por teléfono el día antes [domingo].

López forma parte de un grupo de padres cuyos hijos asistían a la escuela Chárter Camino Nuevo José A. Castellanos pero a quienes sacaron del plantel alegando que no vivían en el área.

La mayoría de los niños tenía tres años en la escuela.

“Ella [la directora del plantel], alega que tiene muchos niños en la zona que les corresponde a la escuela pero nosotros ya estábamos desde antes”, dijo Yesenia Reyes, quien trabaja en el Corredor Salvadoreño. Su hija también asistía a la misma escuela.

Los padres señalan que esa es una nueva política de la escuela para sacar a los niños y permitir el acceso de otros. La mayoría de los niños afectados, alrededor de 20, viven en un radio de aproximadamente cinco millas de la escuela ubicada cerca del centro de Los Ángeles.

“A los niños les ha afectado emocionalmente, psicológicamente. Ellos lloran mucho”, dijo López. “Mi hijo no quiere ir a la nueva escuela. El solo quiere regresar a la suya y me pide una explicación. Me pregunta, ‘¿por qué ella [la directora] me sacó si nunca me porté mal?”.

Cuando algunos padres preguntaron en la escuela por qué no habían enviado cartas avisándoles de la decisión, les respondieron que ellos no tenían esa costumbre

“Muchas madres llegaron con sus hijos, vestidos con uniforme nuevo. Muchos gastaron ese dinero porque ya estaban inscritos”, dijo Reyes. “Daba tristeza ver el trauma de los niños, salir llorando de la escuela. La directora les dijo que no pertenecían a la escuela y que no estaban inscritos”.

Reyes señala que la situación incluso llegó a afectar a los padres que tienen más de un hijo en la escuela.

“Hay una madre que le dejó a un niño adentro y otro afuera”, dijo Reyes. “El que estudia cuarto grado está adentro y con el de segundo grado anda deambulando en otra escuela”, añadió Reyes.

El grupo de padres alega que la razón primordial no es el lugar donde viven sino una política para acallar las voces de los padres que exigen por sus derechos.

“Ella ha abusado mucho de su poder, ha violado los derechos de nuestros niños a la educación. Queremos detenerla para que no siga con otros padres haciendo lo mismo”, dijo Erika Benítez, madre de un niño de segundo grado a quien tampoco se le permitió continuar asistiendo a la escuela.

Los padres están dispuestos a continuar la lucha para permitir que sus hijos vuelvan a la escuela, pero con otro director al frente de la misma.

“Queremos que nuestros niños vuelvan a la escuela y que ella sea removida de ese lugar porque ella no esta capacitada para estar en ese lugar que esta ocupando”, dijo Benítez.

Daisy Ruiz, directora asociada de Desarrollo y Comunicaciones de Camino Nuevo, dijo a La Opinión que la escuela José A. Castellanos pertenece a un grupo de escuelas del Distrito Escolar de Los Ángeles (LAUSD) denominada Public School Choice. Por ser miembros de esa iniciativa, el LAUSD les exige verificación de la residencia para determinar si el niño puede asistir a esa escuela.

“No queremos que ningún niño se quede sin escuela. Queremos proporcionarles una buena educación a todos nuestros estudiantes”, dijo Ruiz. “Estos estudiantes, desafortunadamente, no pudieron proveer documentos diciendo que ellos vivían dentro de esa área de asistencia”.

Ruiz señaló que los padres que vivían lejos de la escuela comenzaron a recibir cartas desde mayo para informarles la necesidad de proporcionar prueba de residencia en el área. A quienes no calificaron, se les informaba de la situación.

“Se reunieron con ellos en personas, se les enviaron cartas y se les imprimió la información de la escuela que les corresponde”, dijo Ruiz, señalando que el 14 de julio fue el último día de notificación a los padres.

Las escuelas chárter, informó Ruiz, reciben niños que vivan en cualquier lugar de la ciudad sin importar la distancia. Sin embargo, José A. Castellanos es la excepción por pertenecer a Public School Choice.

“Quisiéramos que no fuera así pero desafortunadamente la política no nos da esa libertad de poder decir que los niños que ya están allí, se pueden quedar ahí”, dijo Ruiz.

Para mayor información, contactar a Yesenia Reyes por el 323-571-9761 o Nayeli López por el 213-908-4977.

Los padres que deseen obtener información sobre este problema, pueden contactar a Camino Nuevo Charter Academy por el (213) 417-3400.