Para los ladrones, los celulares valen más que billetes

Tan cotizados son los teléfonos inteligentes que en una semana de agosto una docena de éstos fueron robados en distintos incidentes en el área patrullada por la comandancia Mission

Para los ladrones, los celulares valen más que billetes
Rateros están usando dispositivos electrónicos de alta tecnología para abrir autos y robar los artículos que sus dueños dejan en su interior.
Foto: La Opinión

El uso cada vez más frecuente del “dinero plástico”, dispositivos que permiten abrir autos ajenos, su enorme demanda en un mercado negro en internet, así como su renovación constante y popularidad, han propiciado que los amantes de lo ajeno prefieran ahora un celular que unos billetes.

“¿Qué hace a su teléfono celular más popular que el dinero?”, preguntaba el teniente Paul Vernon, de la división Mission de la Policía de Los Ángeles (LAPD), hace unos días en un comunicado.

Esta era su respuesta: “En una sociedad sin efectivo [por el uso de tarjetas de débito y crédito], ¿cuántas personas caminan por la calle con 100, 200 o 500 dólares? Pero andar por la calle con un iPhone en la cadera o en la mano, es como si brillara un billete de 100 dólares para algunos ladrones”.

Tan cotizados son los teléfonos inteligentes que en una semana de agosto una docena de éstos fueron robados en distintos incidentes en el área patrullada por la comandancia Mission, que abarca los barrios de Arleta, Panorama City, Sylmar, North Hills y Mission Hills.

“Resulta que los celulares fueron robados con más frecuencia que el efectivo: tres en atracos, dos en robo a tienda, cuatro en hurto a coches y tres en robos a viviendas”, precisó el teniente Vernon.

Por su parte, la Oficina Nacional de Crímenes contra Aseguradoras (NICB) alerta que los rateros están usando dispositivos electrónicos de alta tecnología para abrir autos y robar los artículos que sus dueños dejan en su interior, como llamativos celulares de pantallas sensibles al tacto.

Se trata de pequeñas “cajas de escaneo” que permiten a los ladrones burlar el sistema de seguridad y tener acceso al vehículo como si se tratara del propietario.

“Nuestros socios en corporaciones policiacas nos dicen que están viendo este tipo de actividad delictiva y que se han incautado algunos de los dispositivos ilegales”, indicó Joe Wehrle, presidente del NICB.

“Por desgracia, algunos de estos aparatos están disponibles en internet”, advirtió.

Las autoridades recomiendan cerrar puertas y ventanas de los coches, ocultar los artículos en su interior (incluso adaptadores o cargadores), no enviar mensajes de texto o usar el internet mientras se camina, no prestar el celular a extraños y poner una contraseña al aparato.

Esta semana, Antonio Mendoza dejó accidentalmente su celular en un baño público y quien lo encontró no tuvo la amabilidad de llamarle para devolvérselo. “Cuando regresé ya no lo encontré”, contó.