En ciernes la Caravana Holocausto Bracero en California

¡Cuántos más moriremos esperando!, es el grito con el que empieza la Caravana Holocausto Bracero, el día 16 de septiembre en Los Ángeles, California
Sigue a La Opinión en Facebook
En ciernes la Caravana Holocausto Bracero en California
Los ex braceros mexicanos se movilizan para continuar reclamando sus derechos.
Foto: Abel Astorga

Hace más de 15 años de que los ex braceros se manifiestan por la devolución de los ahorros que les fueron descontados cuando trabajaron mediante el Programa Bracero en Estados Unidos (1942-1964); bastantes son las formas de protesta que han implementado, y también variados y característicos los nombres que han dado a cada una de sus manifestaciones. En años anteriores realizaron la Marcha por la Justicia y la Dignidad, los Mueretones, los Desfiles Fúnebres, la Marcha Histórica por una Deuda Histórica, y la Marcha de Marchas. Ahora estos ex migrantes ya preparan su próxima protesta: la Caravana Holocausto Bracero. Por el concepto que la define se vislumbra como una movilización que entrañará un grado acción contundente, y que tratará de ir más allá de lo habitual, pues hoy más que nunca en el reloj biológico de los ex braceros: el tiempo apremia.

Que un concepto tan especial como el de Holocausto sea utilizado para dar nombre a una movilización de ex braceros, principalmente nos permite advertir el hastío y la desesperanza que los ex migrantes sienten hoy en día, al ver como a su alrededor sus compañeros de lucha fallecen sin recibir el pago de los 38 mil pesos (autorizado por el gobierno federal mexicano desde el año 2005), y por otro lado, al advertir dolorosamente que el mismo gobierno federal hace muy poco para darle solución íntegra y formal a esta problemática.

Cabe destacar que este escrito no pretende debatir sobre si el concepto de Holocausto es adecuado para definir la problemática de los ex braceros, y por consiguiente para dar nombre a una caravana.

Se trata de un concepto retomado de un hecho pasado que aún sobrevive en la memoria histórica de la humanidad, y se yergue como una de las páginas más vergonzosos y funestas para el género humano, pues durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), la maquinaria Nazi eliminó sistemáticamente a miles de judíos en Europa, cometiendo con ello un genocidio de mayúsculas proporciones. Evidentemente no se puede ser tan contundente con los calificativos, y más bien debemos de tratar con mesura el adjetivar, calificar u otorgar un concepto como el de “Holocausto” a una movilización de ex migrantes. No obstante, existen diversas cifras relacionadas con la desatención del gobierno, y la muerte de los ex braceros, que hacen que varias organizaciones utilicen este concepto.

Desde 1942 a 1964 se firmaron 4 millones 646 mil 199 de contratos para que mexicanos laboraran en Estados Unidos.

En realidad fueron un aproximado de 2 millones de personas las contratadas, pues algunos de ellos lo hicieron en más de una ocasión. Hacia el año 2001 -según estimaciones- apenas el 40 por ciento vivía aún, lo que representaba 800 mil personas, sumando a esto 1 millón mínimo de viudas e hijos que vivían. Durante el desarrollo del movimiento social de ex braceros, miles de ellos han fallecido por diversas razones, en la gran mayoría de los casos por causas naturales, es verdad; pero también es cierto que han muerto sin antes haber obtenido justicia.

¡Cuántos más moriremos esperando!, es el grito con el que empieza la Caravana Holocausto Bracero, el día 16 de Septiembre frente al kiosko de la Placita Olvera, en Los Ángeles, California.

Ese día, los viejos braceros no darán un grito patriótico y en conmemoración del aniversario de la Independencia de México. Más bien el grito de muchos de ellos es de “rabia y determinación” al ver que pasa el tiempo, y el gobierno federal mexicano no ha cumplido cabalmente con el Fideicomiso de apoyo social autorizado desde el año 2005. No se les ha pagado a todas las personas con hoja de pago en mano, no se aprueban presupuestos suficientes, y se sigue excluyendo a quienes por azares del destino perdieron sus documentos originales y no pueden acreditarse como ex braceros. Asimismo, se tiene previsto que la Caravana llegue a México.

El 18 de Septiembre integrantes de la Alianza de Ex Braceros del Norte, arribarán a Empalme, Sonora, para realizar un evento y reunirse con la Senadora Ana Gabriela Guevara, Presidenta de la Comisión de Migración, quien recibirá las demandas y las enviará al presidente Enrique Peña Nieto y al Congreso de la Unión. En Empalme además, se colocará la primera piedra del monumento que se levantará en memoria de los braceros.

Se trata de la ciudad que fungió como centro de contratación desde 1954 a 1964, y donde los aspirantes a braceros vivieron situaciones difíciles: desnudos en público, aceptar que los fumigaran y les revisaran hasta pene y ano, y en general diversas acciones que fueron en detrimento de su dignidad como seres humanos.

En el año 2014 y en los siguientes podríamos estar ante un importante punto de inflexión en la historia de esta movilización social. Tres escenarios son los más probables: que los ex braceros continúen sacando fuerza de donde tengan para mantener la lucha. En segunda, que al fallecer la mayoría de los ex migrantes sus hijos y familiares continúen pugnando por una solución para la problemática; y por último, y quizá la más probable, que la mayoría de los viejos ex braceros mueran por efectos naturales, y sin haber tenido antes la satisfacción de recibir su dinero. Con esto último, inevitablemente se cerraría un círculo de protesta social abierto desde finales de los años noventa. El desenlace esta por verse.