La hinchada femenina de la NFL

Las mujeres fanáticas del fútbol americano son grandes en números, en su pasión por los equipos y son súper grandes en gastos de hinchadas
La hinchada femenina de la NFL
Una fanicure, es una expresión de arte a través de pintarse las uñas de las manos y de los pies con el color y el logo del equipo de la NFL.
Foto: EFE

¿Qué tienen en común una pedicura y sandalias brillantes con la salida poco ceremoniosa de Ray Rice del fútbol americano?

Todo.

La mayoría de los observadores atribuyen el nuevo castigo al video que se filtró de Rice dándole un puñetazo a la que era por entonces su prometida Janay Palmer. Pero esta teoría no toma en cuenta el poder creciente de una hinchada cada vez más femenina.

El día anterior a que el video se expandiera como un virus por Internet, yo estaba en la hilera de la tienda detrás de una mujer joven que vestía ropa de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL). Desde una camiseta y llavero de los Chicago Bears de la NFL hasta las sandalias brillantes con diamantes de imitación color azul oscuro y las uñas pintadas con precisión con los colores y el logo del equipo.

Una fanicure, aprendí ese día, es una expresión de arte a través de pintarse las uñas de las manos y de los pies con el color y el logo del equipo de la NFL para demostrar apoyo de un modo que sólo las mujeres femeninas pueden imaginar.

Las mujeres fanáticas del fútbol americano son grandes en números, en su pasión por los equipos y son súper grandes en gastos de hinchadas.

No estoy segura de cuándo exactamente la NFL atrapó a mi madre, pero en algún momento de la última década ella se volvió tan entendida, apasionada y rábida de los Dallas Cowboys como mi padre.

Mis hijos y yo somos dueños de una amplia selección de chaquetas, sudaderas e incluso joyas oficiales y costosas de los Cowboys. Este botín azul y plateado nos es entregado a la conclusión de cada uno de los viajes que realizan mis padres a las ciudades donde juega el equipo o a la meca de la hinchada de los Cowboys, el estadio AT&T en Arlington, Texas.

Cuando Rice fue acusado de agresión en marzo por lastimar a Palmer, su actual mujer, la suspensión de dos partidos tuvo repercusión pero quedó predominantemente dentro de la prensa deportiva.

El hecho de que la semana pasada el video haya saltado de la sección de deportes a las noticias de Facebook y Twitter de muchas de las mismas mujeres que ayudan a hacer del fútbol americano uno de los eventos más vistos y escuchados por televisión y radio no es una pequeña parte de lo que llevó al despido de Rice.

Todo el mal manejo de esta saga, desde cuando ocurrió el incidente hasta las actuales consecuencias, está cayendo a los pies del presidente de la NFL Roger Goodell, a quien la Organización Nacional de Mujeres le pidió que renuncie para “restablecer el honor y la integridad del pasatiempo más lucrativo y popular del país”.

Un 35% de los televidentes de fútbol americano profesional son mujeres y, con ellas, intentar hacer la vista gorda al tema de violencia doméstica no va a dar buen resultado.