Así se vive en un centro de detención migratorio

Los inmigrantes se quejan: 'nos tienen preso sin motivo'
Así se vive en un centro de detención migratorio
Inmigrantes pasan el tiempo dentro del centro de detención migratorio de Adelanto.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

@aracelimartinez

Adelanto, california

“Ojalá vengan, más seguido, para que nos den buena comida, y tortillas de harina”, gritaron varios detenidos cuando vieron llegar a un grupo de reporteros al comedor del centro de detención del Servicio de Migración y Aduanas (ICE) de la ciudad de Adelanto.

La charola se veía apetitosa: arroz, salsa, guisado de pollo con chile verde, ejotes con zanahorias y granos de elote acompañados con lechuga con pepinos. Como postre, una manzana. Los inmigrantes detenidos devoraban la comida.

Pero algunos se quejaban “siempre nos dan las tortillas frías”.

Gabriel Valdez, subdirector de la oficina de ICE en Adelanto se comprometía con ellos: andamos buscando la manera de calentarles las tortillas, antes de servírselas.

Tanto Nájera como Valdez negaron estos alegatos. “Requerimos a nuestro personal mostrar compasión. Incluso les pido que me traigan casos de personas que piensen que deben ser liberados y que den las razones”, precisa Gabriel Valdez, subdirector de la oficina de ICE en Adelanto.

Indica que él en persona, supervisa que esté todo limpio, que las mesas estén en orden, las televisiones, y luces funcionen. “Nuestro deber es satisfacer sus necesidades mientras los detenidos esperan para ver a un juez”, indica.

En el área de segregación, se hallaban 52 presos en celdas individuales.

Uno de los presos de origen salvadoreño le gritaba al hombre que le llevaba la comida, “¿cuándo me van a dejar bañar? Llevo tres días sin bañar”.

Hasta le mostraba los dientes, para urgirlo por una pasta de dientes. “No me he lavado los dientes en días”, imploraba

http://www.laopinion.com