Luego de la tormenta viene…

El gobierno mexicano declara zona de desastre a varios municipios de Baja California
Luego de la tormenta viene…
Turistas esperan ser evacuados en el puente aéreo implementado por el gobierno mexicano.
Foto: EFE

La amenaza de lo que fue el huracán Odile, ya reducido a tormenta tropical, continuaba ayer a con rachas de hasta 100 kilómetros por hora rumbo a Sonora y Baja California, donde el gobierno lanzó una alerta roja por el nivel de peligro del fenómeno meteorológico que seguirá provocando intensas lluvias, deslaves y más daños materiales.

El gobierno mexicano declaró zona de desastre a los municipios de Comondú, La Paz, Loreto, Los Cabos y Mulegé, en Baja California Sur, hacia donde canalizará recursos para la reconstrucción de la infraestructura dañada sin víctimas mortales.

La Secretaría de Hacienda anunció reducciones fiscales y apoyos para financiamiento a empresas afectadas.

Alrededor de 50 mil turistas, la mayoría extranjeros, y 7 mil pobladores fueron evacuados ante el paso de Odile, que llegó a ser huracán categoría III cuando tocó tierra cerca de Los Cabos la media noche del domingo.

Más al sur del Pacífico, otra tormenta tropical, “Polo”, acechaba con oleajes de hasta cuatro metros de altura. Se desplaza a 400 kilómetros entre el puerto de Acapulco y Zihuatanejo por lo cual las autoridades solicitaron a la población “extremar precauciones” en los estados de Guerrero y Oaxaca. Polo ocasiona ya lluvias intensas” o muy fuertes en Guerrero, Oaxaca Colima y Michoacán