Tras los titubeos, la NFL empieza a tomar acción

Adrian Peterson es inhabilitado y otro jugador con un caso de violencia doméstica igual
Tras los titubeos, la NFL empieza a tomar acción
El dueño de los Vikings de Minnesota, Zygi Wilf, admitió un error del equipo en el manejo del caso de Adrian Peterson, quien ha sido desactivado indefinidamente.
Foto: Getty Images

Cuando las críticas se multiplican y los patrocinadores manifiestan su preocupación o de plano se apartan a consecuencia de los recientes casos de escándalo, la NFL y sus equipos por fin parecen asumir una postura firme.

Los Vikings de Minnesota admitieron desde el martes en la noche que cometieron un error al activar de vuelta a Adrian Peterson con la idea de que reapareciera en el campo el fin de semana.

Peterson fue colocado en una lista de inhabilitados mientras se resuelve su caso por abuso infantil en una corte de Texas.

La misma suerte ha corrido el liniero defensivo Greg Hardy, de los Panthers de Carolina, separado de su equipo mientras prosigue curso su caso de violencia doméstica. Hardy ha estado jugando con el equipo en el inicio de la temporada mientras que una decisión judicial fue aplazada por los siguientes meses.

“Cometimos un error y necesitábamos corregirlo”, dijo el miércoles el dueño de los Vikings, Zygi Wilf, en una conferencia de prensa. “Nosotros aceptamos nuestro rol en la comunidad, y las responsabilidades que vienen con eso. Es importante siempre escuchar a nuestros aficionados, la comunidad y a nuestros patrocinadores”.

La decisión vino un día después de que la cadena de hoteles Radisson anunció el retiro temporal de su acuerdo de patrocinio del equipo y de que el gobernador del estado de Minnesota dijera que Peterson, el atleta más popular del estado, debía de ser suspendido.

Inicialmente, los Vikings habían dicho por medio de su gerente general que Peterson merecía jugar mientras continuaba su caso por maltrato a uno de sus hijos. Un segundo caso de maltrato a otro hijo suyo emergió el lunes. El abogado del corredor dijo que ese caso es del año pasado y que no había procedido legalmente por ser falso.

Mientras los Vikings actuaban de manera errática, la NFL no se animó a asumir una postura como liga sobre el caso de Peterson.

La liga de por sí era criticada por su actuación en el caso de violencia doméstica de Ray Rice, quien fue suspendido indefinidamente por el Comisionado Roger Goodell cuando fue divulgado el video de la golpiza que le propinó a su entonces prometida dentro de un ascensor.

Algunos de los mayores patrocinadores de la NFL emitieron en estos días comunicados en los que manifestaron su inquietud por los recientes casos de escándalo.

Anheuser-Bush, que elabora la cerveza oficial de la NFL, dijo: “Estamos decepcionados y cada vez más preocupados por los recientes incidentes que han opacado esta temporada de la NFL. No estamos complacidos con el manejo de la liga de conductas que claramente van contra la cultura y código moral de nuestra compañía. Hemos compartido nuestras preocupaciones y expectativas con la liga”.

La lista de excepciones y permisos del Comisionado, en la que han sido colocados Peterson y Hardy, les impide tener cualquier tipo de actividad relacionada con la liga. Dicha lista es utilizada para situaciones de circunstancias inusuales y solamente el Comisionado tiene la autoridad para colocar a un jugador en dicha lista.

Estrella universitaria hace de las suyas también hizo de las suyas. Jameis Winston, nada menos que el ganador del pasado Trofeo Heisman al mejor jugador de la nación, perfila exactamente lo que en la NFL es hoy una plaga.

Winston hizo declaraciones vulgares y derogatorias de carácter sexual durante una reunión de comité estudiantil en la Universidad de Florida State, por lo que fue suspendido por el primer medio del juego de este fin de semana. El quarterback se disculpó ayer en una conferencia de prensa por lo que llamo comportamiento egoísta.

Winston guió a los Seminoles al campeonato nacional la temporada pasada meses después de que fuera acusado de asalto sexual por otra estudiante de Florida State. Los fiscales declinaron levantarle cargos.

?>