El Oeste ya es de los Angels

CJ Wilson tira una joya a Seattle y Texas hace el favor venciendo a Atléticos
El Oeste ya es de los Angels
Erick Aybar #2, Collin Cowgill #7 and Kole Calhoun #56 de Los Angels celebran la victoria sobre los Marineros de Seattle.
Foto: Getty Images

Aquel titubeante CJ Wilson de hace un mes, recuperó su gran forma y condujo a los Angels de Los Ángeles a un triunfo por 5-0 sobre los Marineros de Seattle.

La ansiada victoria esperada en las últimas 24 horas por Mike Scioscia y su gente, llegó por fin y combinada con la derrota de los Atléticos de Oakland (6-1) un rato más tarde ante los Rangers de Texas, le dio al equipo de Anaheim el campeonato de la División Oeste de la Liga Americana.

Un ramillete de cinco carreras en la séptima entrada encabezado por jonrón con dos a bordo del otro CJ (Cron), selló la victoria.

Pero los festejos no llegaron de inmediato tuvieron que esperar el desenlace de un empate a 1-1 en el noveno inning en Oakland, mismo que fue roto por un jonrón de tres carreras de J.P. Arancibia, que entregó la victoria a los ya desahuciados texanos.

En el que fue su mejor trabajo de esta moribunda temporada Wilson (13-9), dejó en un hit a los Marineros en un recorrido de siete entradas, permitió tres hits y ponchó a 7. Hizo 95 lanzamientos, 58 fueron strikes.

El manager Mike Scioscia se negó a celebrar el lunes pasado cuando aseguraron su boleto a la postemporada porque tanto él como sus dirigidos se han trazado como objetivo ganar la división.

Pero la noche del miércoles dieron rienda suelta al júbilo, Scioscia había anticipado que: “Tenemos que salir a trabajar si queremos ganar la división. Eso es lo que te pone en los playoffs con la frente en alto. Esa ha sido nuestra meta desde el primer día”.

Los Angels podrían enfrentarse a un rival de división en la postemporada, ya sean los Atléticos o los Marineros, quienes aun continúan en la batalla por asegurar uno de los comodines de la Americana.

Medirse a un rival del Oeste no es una preocupación a simple vista para los Serafines, quienes lo toman como un día a la vez.

“Los playoffs y los juegos de ahora son los mismos. Simplemente el fanático los divide por la rivalidad y la magnitud del juego” dijo el coach de primera base, Alfredo Griffin.