“No lo volverá a hacer”

¿Por qué hay mujeres que perdonan a la pareja que las golpea?
“No lo volverá a hacer”
La violencia doméstica es un virus que sobrevive hoy en día.
Foto: Shutterstock

Quitarle al hombre que amo algo en lo que ha trabajado tanto durante toda su vida solo para ganar ratings es horrible. Nadie sabe el dolor que los medios y las opiniones no deseadas del público le han causado a mi familia. Hacernos revivir un momento en nuestras vidas del que nos arrepentimos todos los días es algo horrible. ¡Esta es nuestra vida! Por qué no lo entienden.

Estas fueron algunas de las palabras que Janay Palmer —esposa del jugardor de fútbol americano Ray Rice— escribió en su cuenta de Instagram. Justo un día después de que TMZ Sports revelara un video donde se ve al corredor estelar de los Ravens de Baltimore propiciándole un golpe en el rostro que la dejó tirada en el piso, completamente inconsciente.

El incidente —ocurrido el pasado 15 de febrero en un ascensor de un casino en Atlantic City— puso de nuevo al descubierto el virus de la violencia doméstica que todavía sigue muy vivo en nuestra sociedad.

Es más, puso en evidencia la posición de apoyo que muchas mujeres toman hacia su pareja abusadora.

¿Por qué hay mujeres que toleran el abuso y excusan a su agresor?

“Sabemos que la relación de pareja no es algo simple, porque ella envuelve amor, hijos, finanzas… Y es por eso que cada caso de violencia doméstica tiene su propia razón”, responde Norma Amezcua, directora de la Línea de Emergencia Nacional de Violencia Doméstica (The National Domestic Violence Hot Line, TNDVHL), una organización que da servicios y apoyo a las víctimas de violencia doméstica.

Sin embargo, Amezcua resalta las razones más comunes por las cuales las víctimas de la violencia doméstica aceptan la situación.

“Puede ser que el perpetrador la amenace con quitarle a los hijos, si es que hay hijos en común, o quitarle la vida si lo deja o abandona el hogar. Puede ser que la mujer no se sienta capaz de mantenerse económicamente por sí sola, o que no cuente con un apoyo familiar”.

La experta explica que es una situación complicada porque estamos hablando de una mujer que ve en el perpetrador a la persona que quiere, que es el padre de sus hijos y con quien decidió compartir presente y futuro.

“Por ello no hay que juzgar ‘a priori’ a la mujer maltratada que le cuesta dejar a su pareja abusadora”, asienta la directora de TNDVHL.

Esta actitud de tolerancia, denota la socióloga, podría estar también ligada al hecho de que uno de los momentos más peligrosos en una relación manchada por el abuso está en el instante cuando la víctima decide dejar al agresor.

“Es en el momento [del abandono] cuando más se presentan los homicidios relacionados con la violencia doméstica”, resalta Amezcua.

Para la psicoterapeuta Romi Torres-Wards, la mujer que tolera la violencia doméstica está atrapada en un círculo vicioso.

“Generalmente vemos que la mujer que acepta el maltrato ha sido víctima del abuso físico, verbal o emocional, ya sea de uno de ellos o los tres a la vez”, explica la terapeuta de individuos, familia y parejas. “En cada uno de estos casos siempre sobrepesa el factor de la baja autoestima“.

Y es que tras un acto de agresión doméstica, Torres-Wards dice que siempre hay las promesas de que “nunca más va a volver a suceder”. Y, la verdad, es que ésto nunca sucede porque un golpe no sucede una vez, sucede una y otra vez”.

Pero para entender ésto, “la mujer abusada necesita de siete a 10 episodios de grave violencia para finalmente tomar la decisión de dejar a la pareja”.

Lamentable, la mujer que se acostumbra a ser una víctima de la violencia doméstica atraerá siempre a su vida hombres abusadores, y tras su “modus vivendi” corre el riesgo de convertirse en un caso más en las estadísticas de las mujeres que cada año terminan asesinadas a manos de quien supuestamente más las amó.

Una de cada cuatro mujeres será alguna vez en su vida víctima de violencia doméstica.

—Se estima que cada año, tres a cuatro millones de mujeres son golpeadas por su compañero de vida.

—Cada 4 segundos una mujer es golpeada por su novio o esposo.

—El 85% de las víctimas de violencia doméstica tiene rostro femenino.

—Las mujeres entre los 20 a 24 años tienen el riesgo más alto de ser víctimas de la violencia no fatal perpetrada por su pareja.

—La mayoría de los casos de violencia doméstica no son reportados ante las autoridades policiales.

—Cada mes, The National Domestic Violence Hot Line recibe alrededor de 22 mil llamadas relacionadas con casos de violencia doméstica.

Fuentes: National Coalition Against Domestic Violence (NCADV), Peace Over Violence (POV) y The National Domestic Violence Hot Line (TNDVHL)

Si eres víctima de abuso o conoces a alguien que sufre de abuso doméstico, ya sea un familiar cercano o amiga(o), puedes llamar a:

— La Línea de Emergencia Nacional de Violencia Doméstica (The National Domestic Violence Hot Line): 1-800-799-7233.

Norma Amezcua, directora de la Línea de Emergencia Nacional de Violencia Doméstica (The National Domestic Violence Hot Line), denota que la violencia doméstica tiene dos caras en la población latina de este país.

“Tenemos a las mujeres nacidas o no nacidas en este país que están completamente aculturadas o integradas a la sociedad estadounidense que, al conocer las leyes en este país, no tienen temor de denunciar el abuso y tienden a salir más rápido de una relación abusadora”, dice Amezcua.

El otro grupo está formado por mujeres de habla hispana recién llegadas al país que, por no dominar el inglés y no contar con documentos legales, se quedan calladas ya sea por temor a ser deportadas o por desconfiar de las autoridades policiales, ya que en sus países de origen nunca les pusieron atención ante el fundamento de vivir en una sociedad que culturalmente tolera la violencia doméstica.