¡Se hace la loca! Miley Cyrus dice desconocer los valores patrios

La cantante se sorprendió cuando le explicaron el disgusto que provocó tras haberse limpiado el trasero con la bandera de México

En la segunda actuación que hizo en Monterrey parece que Miley corrigió su conducta.
En la segunda actuación que hizo en Monterrey parece que Miley corrigió su conducta.
Foto: Agencia Reforma

Sin que haya una declaración de las autoridades, trascendió este viernes extraoficialmente que a Miley Cyrus le llamaron la atención a través de los empresarios que la contrataron informándole que haber usado la bandera sin respeto y burlándose de ella causó malestar no sólo entre el pueblo, sino también a los encargados de vigilar que los valores patrios sean respetados.

FOTOS: MILEY CYRUS ENCIENDE POLÉMICA EN BANGERZ TOUR

Según personas cercanas a los empresarios, la intérprete se sorprendió cuando le explicaron el disgusto que provocó haberse “limpiado con la bandera el trasero por encima del body y luego escupirle al público. Según versiones de estas mismas personas, su comentario fue: “Yo puedo hacer eso mismo con la bandera de Estados Unidos y no es malo”.

En la segunda actuación que hizo en Monterrey corrigió su conducta. Volvió a usar la bandera, pero en este caso ondeándola y comportándose con discreción y relativa seriedad. Lo importante fue que no incurrió en ninguna falta.

Con respecto a la multa que amerita su falta, que es de 16 mil pesos, los mismos informantes comentaron que ella no ha recibido nada, porque de haber sido así, lo hubiera comentado con los que la contrataron.

También existió el rumor de que esa multa llegaría a los empresarios, pero ellos se deslindaron sobre la actitud de Cyrus. “Nosotros no cometimos ninguna falta, por lo tanto es absurdo que haya alguna sanción”, agregó uno de los informantes, allá en Monterrey, que pidió no revelar sus nombres.

En una palabra, Miley está vigilada por las autoridades mexicanas. Anoche fue su último concierto en nuestro país, en la Arena Ciudad de México, ante 20 mil personas y todo mundo estuvo al pendiente de su trato con el lábaro patrio.

MÉXICO, DF Agencia Reforma – Lejos de faltarle al respeto a la bandera nacional, como lo hizo en el show que ofreció el martes en Monterrey, Miley Cyrus abrazó anoche con emoción un huipil, que le aventó una fan, y hasta se lo puso, en su concierto en la Arena Ciudad de México.

“Muchas gracias por tenerme aquí con ustedes. Les quiero regalar esta canción, con la cual le digo a todos que se jod**, porque siempre haré lo que se me antoje y seré auténtica, sin que me digan cómo debo actuar”, expresó antes de cantar “We Can’t Stop“, en la recta final del espectáculo.

FOTOS: Miley Cyrus perdió la chaveta

Y en efecto, durante el concierto, la cantante explotó el alto contenido sexual de su Bangerz Tour, además de su irreverencia al hablar y bailar, como lo ha hecho a lo largo de la gira.

“¿Cómo están esta noche? Seguro se sienten mejor que yo. Anoche salí y disfruté de su jodida ciudad. No mentiré: tomé muchísimo tequila, tanto que acabé en la madrugada vomitando en mi bolsa.

“Hace un rato me dijeron que el lugar estaba vacío porque todos estaban en el bar, pero veo que ya entraron a la fiesta. Mientras ustedes beban alcohol y yo agua, estaremos bien”, gritó Cyrus al empezar el show, después de interpretar “SMS (Bangerz)“.

Cuando la cantante salió al escenario a las 20:52 horas, el inmueble apenas lucía a la mitad de su capacidad, pues afuera caía una tormenta y el tráfico impidió que los fans llegaran a tiempo.

Pero a los 40 minutos, el aforo ya había llegado a su límite: 15 mil personas, según cifras de los organizadores.

Lo primero que los mexicanos vieron de Cyrus fue su trasero enfundado en un leotardo amarillo, detrás de una cortina de listones plateados.

A sus costados, dos tipos disfrazados de simios de colores y seis bailarinas con bras en forma de huevos estrellados y calzones diminutos dejaron en claro que el show iba a ser una oda al desenfreno y lo bizarro.

Los fans, en su mayoría jóvenes homosexuales y chicas de entre 18 y 25 años, copiaron cada ademán de la intérprete y se entregaron a su cortejo sexual.

Parejas gay se besaron en la boca y los grupitos de amigas bailaban “twerking” al ritmo de “FU” y “Can’t Be Tamed”.

La oriunda de Tennessee refrescó a sus fans escupiéndoles agua, lo que en lugar de molestar a la gente más cercana al escenario sólo los prendió aún más.

Cyrus aprovechó para hablar sobre lo doloroso que es amar a alguien, en “Adore You”, defender los derechos de los animales y cantar una serie de covers de The Beatles, Elvis Presley y Mike Will Made-It.

Finalmente, luego de “Wrecking Ball”, Cyrus se despidió a las 22:32 horas con una muestra de cómo se divierte en su tierra: con cigarros de mariguana gigantes, tablas de surf, dientes postizos y mucho “twerking” con “Party in The USA”, donde ondeó la bandera de México.

Imparable

23 canciones interpretó

26 nalgadas dio a sus bailarinas

18 veces gritó “fuck”

9 cambios de vestuario

11 veces se tocó la entrepierna