¿Por qué los hombres no dicen lo que sienten?

Culturalmente, los hombres están formados para ser inexpresivos y no sentirse vulnerables
¿Por qué los hombres no dicen lo que sienten?
Es difícil establecer una comunicación de pareja si él no habla de lo que siente.
Foto: Shutterstock

Si ahora mismo alguien te preguntara una fórmula inequívoca para enamorar a un hombre y lograr que se mantenga interesado permanentemente en una mujer, casi es seguro que dirías que eso no es posible porque ellos son cambiantes e incapaces de comprometerse en una relación de manera definitiva.

O tal vez tu respuesta iría acompañada de una sonrisa de complicidad y asegurarías que eso sólo se logra siendo complaciente en todos los sentidos con él.

Y no es que estés equivocada, claro que existen hombres que cumplen con esas características, pero afortunadamente no son la mayoría, y ellos al igual que cualquier mujer están en busca de una relación estable que les permita sentirse seguros, mostrarse tal y como son y sobre todo, saberse amados.

Es innegable que culturalmente los hombres están educados para mostrarse rudos e incluso indiferentes a las expresiones de amor, porque desde luego deben ser ellos quienes lleven las riendas en una relación y no tengan ninguna necesidad de afecto. Sin embargo, chicas, no es así y es momento de entender cómo desean ser amados.

Justamente por toda esta tendencia cultural es un hecho que los varones no confesarán libremente qué están esperando de una mujer en un plano sentimental, y de hecho, como explica la psicóloga Noemí Díaz Marroquín, de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), no se trata de un tema que podamos hablar abiertamente y sin tapujos con ellos “porque lo único que encontraremos es resistencia y una actitud a la defensiva. Lo conveniente, es aprender a reconocer sus reacciones a partir de estímulos, y después con preguntas discretas y oportunas ayudarle a expresar sus necesidades”, aconseja la especialista.

¿Por qué hay que tratar el tema con tanta cautela? Porque uno de los riesgos de hacerlo abiertamente es que podemos dar pie a que ellos ‘traduzcan’ esas muestras de afecto como la necesidad de algo más íntimo y sexual, pero si solo nos dedicamos a dar cobertura exclusivamente a esta área, dejamos vacíos que pueden lastimar y propiciar un impacto negativo en la construcción de una unión perdurable.

“Los hombres no están formados para expresar abiertamente sus requerimientos afectivos, es mal visto incluso hasta por su misma pareja. Para que puedan despojarse de temores y expresar abiertamente lo que ellos esperan de una en ese sentido es primero aprender a distinguir sus estados de ánimo e invitarlos a expresar lo que piensan y experimentan a partir de sus vivencias, y hacer siempre una pregunta clave: ¿cómo te hace sentir la situación y cómo puedo darte soporte?

“Este inicio le llena de confianza y seguridad de no ser juzgado ni considerado como el único responsable de solucionar. Ahora tiene una aliada interesada en ir de la mano con él”, dice la especialista.

Lograr este contacto tiene muchos beneficios, el principal es que se establecen lazos de comunicación, se despierta la empatía y sobre todo, se despierta la confianza de verbalizar no solamente las necesidades de afecto, sino de las emociones que les producen las diferentes situaciones por las que atraviesan en su día a día.

Amar, aclara la experta, no se reduce solamente a decir “te quiero” o a entenderse a la perfección en el plano íntimo, ambos son parte de las aristas que puede tener este sentimiento, pero una cara inequívoca de él es la aceptación y la necesidad de generar bienestar emocional al interior de la pareja. Esto se logra solamente cuando hay comunicación y libertad para expresar la forma en que se quiere recibir el amor, sin que ello signifique ponerse en una condición de desventaja.

Colaboración de Fundación Teletón México

“La empatía: nos hace vivir el sentir ajeno”

Bojorge@teleton.org.mx