El fracaso de migrantes para llegar a EEUU también deja dinero

El negocio de la repatriación de imigrantes beneficia a muchos

El fracaso de migrantes para llegar a EEUU también deja dinero
Migrantes esperan en la Central de autobuses en Altar, Sonora.
Foto: Eduardo Castillo

Vivir de los Migrantes

El negocio de la migración no sólo se concentra en quienes viajan al Norte. También hay quien ganan millones cuando los migrantes no logran su objetivo y regresan al Sur. Y ellos no son pocos.

De acuerdo con el informe de labores 2012-2013 del Instituto Nacional de Migración (INM), de diciembre de 2012 a junio de 2013 “se realizaron 40 mil 92 eventos de retorno asistido de centroamericanos, 1.4% más que en el mismo periodo del año anterior”.

Quien tiene experiencia en este terreno es la empresa de autobuses turísticos Space Tours S.A de C.V. Desde finales de 2003 ha firmado varios contratos con el Instituto Nacional de Migración (INM) para el transporte de los migrantes centroamericanos.

En 2012, por ejemplo, la empresa obtuvo tres contratos —dos por licitación pública y uno por adjudicación directa—, de acuerdo con información disponible en la página de transparencia de la Secretaría de Gobernación. Ese año recibió, en total, más de 15 millones de pesos. En 2013 sólo hay información de un contrato con Space Tours S.A de C.V. por los servicios de transporte de migrantes durante un mes —del 15 de enero al 15 de febrero del 2013—, por el cual recibió 3, 819, 864 pesos (287 mil dólares)

A principios del 2014, Space Tours S.A de C.V. obtuvo por adjudicación directa del INM otro contrato para brindar sus servicios durante todo el año.

En 2003, Adán José Lecona Guizar, dueño de Space Tours S.A. de C.V. se lanzó como candidato a Jefe Delegacional por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM). Su carrera política no trascendió; todo lo contrario sucedió con su trayectoria como empresario, hoy es el director general de Daewoo Bus México, compañía dedicada a la venta de camiones para transporte de pasajeros. Y, por supuesto, sigue con su empresa Space Tours S.A. de C.V.

Otra de las empresas que forman parte del negocio de repatriación de migrantes centroamericanos es Pullman de Chiapas S.A de C.V. En este año recibirá 78 millones 420 mil 676 pesos por el transporte de migrantes, de acuerdo con el contrato que firmó con el INM y que obtuvo por adjudicación directa.

El negocio de la migración beneficia a muchos.

En 2008, los investigadores Abbdel Camargo y Saúl Salazar publicaron un estudio (incluido en la recopilación Migraciones laborales: nuevos flujos, rutas e identidades) en el que resaltaron cómo el aeropuerto de Hermosillo, Sonora, “se ha convertido en un sitio de recepción de lo que podría ser quizás el mayor flujo de migración indocumentada que se registra en todo el país con destino hacia Estados Unidos”.

Al hacerse pasar como migrante, Abbdel Camargo conoció a los “enganchadores” que “trabajan” en el aeropuerto de Hermosillo, documentó la existencia de una red de taxistas que se encargan de llevar a las migrantes directamente a las casas de huéspedes.

Lee más de la Serie Especial Vivir de los Migrantes:

Comerciantes y delincuentes se lucran con los migrantes que viajan a EEUU

Se las ingenian para hacer dinero con los migrantes (Altar, Sonora)

En su ruta al norte, por donde pasan les vacían los bolsillos

María recuerda cómo hace 14 años, las mujeres más cercanas a la iglesia de Altar, Sonora, decidieron organizarse para salir todos los domingos a la plaza del pueblo para regalar comida a los más de 200 migrantes que, en un solo día, se reunían en el lugar.

Fue en esos años cuando Altar comenzó a cambiar: se veía más gente y muchos pobladores compraron vans para llevar migrantes a Sásabe, Sonora, localizada justo en la frontera con Estados Unidos.

María también se acopló a las nuevas dinámicas económicas de la comunidad: montó un pequeño puesto de comida.

Hace unos cuatro años, el mismo Ayuntamiento registró todos los vehículos utilizados para el transporte de migrantes a Sásabe; contabilizó 400 camionetas. Hoy, el Gobierno Municipal asegura que hay menos de cien..

A una cuadra de ahí, una pequeña ventana funciona como taquilla para la venta de boletos de autobús que se dirigen a Chiapas. Los camiones que salen de Altar rumbo a Chiapas, al sur de Mexico, van casi vacíos, a veces sólo llevan a uno o dos pasajeros, migrantes que fracasaron en su intento por llegar a Estados Unidos y ya no tienen los 600 a 2 mil dólares que deben pagar si quieren volver a cruzar por el desierto.

Jorge, uno de los hermanos dueños del negocio de autobuses en Altar, recuerda que antes llegaban hasta tres o cuatro camiones diarios.

“En ese entonces, el pueblo se alivianó, había mucha actividad. Los negocios estaban llenos. Ahorita aquí la cosa ya se acabó”, dice.

Elena, una mujer alta y corpulenta, nació en Altar, también se subió al tren del negocio que llegó a su tierra: junto a su casa construyó un par de cuartos que ahora llama casa de huéspedes y cobra 40 pesos por día (unos tres dólares) a cada inmigrante que hospeda.

“Cuando había mucha gente sí convenía, porque cobraba 40 pesos la comida y 40 el hospedaje. En seis meses junté 120 mil pesos (unos 9 mil dólares). Ahorita, ya no. En Altar nadie está viendo el beneficio de la migración”, dice.

**Este trabajo forma parte del proyecto En el Camino, realizado por la Red de Periodistas de a Pie con el apoyo de Open Society Foundations**.