Familiares de Daniel Crespo piden privacidad a prensa

Se preguntan qué provocó esta tragedia
Familiares de Daniel Crespo piden privacidad a prensa
Fuera de la casa de la familia Crespo, familiares y conocidos del alcalde montaron un altar en su memoria.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Mientras vuelan de la costa este del país al Sur de California los familiares del alcalde de Bell Gardens, Daniel Crespo, asesinado presuntamente por su esposa en el interior de su apartamento el martes, amigos cercanos del funcionario se preguntan qué provocó esta tragedia.

La Fiscalía de Distrito del condado de Los Ángeles indicó esta mañana que los detectives del Sheriff aún no le han enviado el caso. La dependencia determinará si interpone cargos criminales.

“Sólo los involucrados saben exactamente qué pasó”, dijo Albert Bernal, amigo cercano de Crespo, quien perdió la vida ayer en un hospital por los disparos que recibió en el dorso luego de un altercado con su esposa, Levette, y su hijo, Daniel Jr.

La mujer, quien presuntamente le disparó en varias ocasiones a Crespo, porque éste golpeó al hijo en la cara, salió libre anoche de la estación de Policía de Bell Gardens tras un largo interrogatorio.

“Nadie quisiera estar en esta situación. Los hijos perdieron a su padre, la esposa perdió a su marido, los hermanos perdieron a su hermano, la madre perdió a su hijo. Nadie gana en esto”, dijo Bernal.

Como un agente de libertad condicional activo, Crespo portaba un arma de fuego en todo momento, compartió Bernal. “Desafortunadamente su esposa fue quien lo hizo, es muy triste”, expresó.

A nombre de la familia Crespo, Bernal pidió privacidad a la prensa. “En este momento difícil la familia pide un poco de privacidad. Aún esperamos a familia que vuela” de Nueva York y Florida, indicó.

Al apartamento de Crespo, que permanece deshabitado desde ayer, han llegado amigos cercanos del funcionario.

Jannette Morales, quien lo conoció hace 13 años, llora al hablar de lo ocurrido. “Es algo muy difícil que la familia está pasando”, dijo quien compartió con él no solo en fiestas, sino en reuniones formales. Por intercesión de Crespo, ella fue comisionada de Educación de la Ciudad por 13 años.

“Era una persona muy cariñosa con su familia. Salían a pasear cuando tenían tiempo. Su adoración eran sus dos hijos. Trataba que no les faltara nada, les daba lo mejor posible”, comentó Morales.

Ni Bernal, ni Morales, vieron indicios de violencia en la pareja. Los vecinos dicen que jamás escucharon un pleito. A Crespo lo describen como una persona amigable y siempre dispuesto a ayudar a los demás; a ella la califican como una mujer tranquila y muy reservada.

Margarita Ríos ha vivido a unos pasos del condominio de los Crespo por 17 años y asegura que jamás ha saludado a Levette. “Nomás la cara le veía […] Ella salía por allá atrás y del garaje se iba”, contó.