Cowboys esperan resultados de investigación a CJ Spillman

El jugador de Dallas se mantiene en las actividades normales del equipo mientras no sea acusado o arrestado explicó el entrenador en jefe de los Cowboys, Jason Garrett.

CJ Spilman, según las autoridades que investigan, estaría implicado en un caso de violación sucedido un día antes del partido contra los Rams.
CJ Spilman, según las autoridades que investigan, estaría implicado en un caso de violación sucedido un día antes del partido contra los Rams.
Foto: Getty Images

Dallas.- Los Cowboys y la NFL anunciaron hoy que esperan los resultados de una investigación policial por presunta violación contra el defensor profundo C.J. Spillman, el 20 de septiembre en un hotel de Grapevine, localidad situada en las afueras de Dallas.

El equipo subrayó que el exjugador de los Chargers de San Diego y los 49ers de San Francisco no ha sido detenido y ha colaborado permanentemente con las autoridades.

“Creo que hay que ser muy cuidadosos con las acusaciones y alegaciones que se hagan con relación a esta situación”, advirtió hoy el entrenador jefe de los Cowboys, Jason Garrett.

“Cuando alguien es acusado o arrestado formalmente por algún delito, entonces es cuando se convierte en una situación diferente en nuestra mente. Por ahora (Spillman) es un miembro más del equipo y como tal será tratado en todas y cada una de las actividades”, añadió.

El portavoz de la NFL, Greg Aiello, afirmó que la liga sigue de cerca todo el proceso en el que está envuelto el jugador de 28 años.

Según Aiello, la liga ofreció entrevistar a la supuesta víctima “de forma confidencial y apropiada para obtener más información”.

La policía de Grapevine dijo que el incidente habría ocurrido en el Hotel Gaylord, un día antes del partido de los Cowboys contra los Rams, en el segunda jornada de la temporada de la NFL.

“Tenemos un informe de asalto sexual que estamos investigando en este momento, y sí implica a C. J. Spillman. Él está involucrado en la investigación y lo estamos investigando” declaró a la prensa local el sargento Robert Eberling, portavoz de la policía de Grapevine.