Brasil, incapaz de frenar la violencia

El periodista Luján Frank Maraschio, desde Brasil, desarrolla diversos temas
Brasil, incapaz de frenar la violencia
Bomberos en operación de incendio en galpón, Navegantes (Santa Catarina -SC)
Foto: Empresa Brasil de Comunicación (EBC)
  • Decenas de atentados en varios Estado brasileños y la violencia se extiende del norte al sur del país. Santa Catarina (sudeste), ya superó el medio centenar de atentados, según la Policía Militar. En Florianópolis (capital, periferia y varios puntos del Estado), se viven horas de angustia, por el incendios de casas, establecimientos comerciales, vehículos, autobuses, disparo con armas de fuego contra viviendas, patrullas y puestos de seguridad pública.
  • Horas de terror viven los habitantes, en diversas regiones de la Capital de Rio de Janeiro. Escenas de guerra abierta en las calles de varios complejos de favelas y en áreas céntricas de la ciudad. Policías, como también el Ejército y la Marina buscan enfrentar los ataque de las facciones criminales, con equipamientos bélicos. São Luis, Estado de Maranhão (nordeste), registra una multiplicidad de transportes quemados, personas heridas y muerte.

BC, Santa Catarina, Brasil.- En el transcurso de la última semana la oleada de atentados se extendió del norte al sur, en diversas zonas de la nación. En Santa Catarina, Estado que se ubica en el sudeste, se dieron momentos de caos generalizado. Más de medio centenar de ataques contra viviendas, empresas, vehículos, transportes de pasajeros, patrullas, puestos policiales y contra agentes de seguridad pública.

La Policía Militar registró denuncias, como incendios a ómnibus, disparos contra bases de seguridad pública, casas de agentes y vehículos policiales, en 21 ciudades del Estados de Santa Catarina. La Capital, Florianópolis (emplazada sobre el océano Atlántico), Blumenau, Campos Novos, Camboriú, Criciuma San Francisco do Sul, Palhoça y otras localidades sufrieron ataques de bandas criminales.

Alegatos de autoridades

Según la Policía Militar, la principal intención de los involucrados en los atentados, que vienen ocurriendo desde el viernes 26 de septiembre, es forzar las acciones policiales, relacionadas al combate contra el narcotráfico y el delito. Además, esto es una represalia al creciente número de sospechosos muertos en enfrentamientos con la policía. Cabe indicar que, el Director de Investigaciones Criminales, del Estado de Santa Catarina (DEIC), delegado Akira Sato, sustentó la misma versión.

La vieja guerra de Rio

Tanques de guerra, pertenecientes al Ejercito y la Marina invaden las calles de las favelas, bloqueando la Avenida Brasil. El Gobernador del Estado de Rio de Janeiro, mantuvo una reunión de emergencia con su secretario de Seguridad, para tratar sobre los actos de violencia, de estos últimos días. Cabe señalar que, esta situación, es un problema endémico, desde hace hace varias décadas, en Rio y en el resto del País.

Traficantes de drogas, promueven ataques contra militares, incendiando autobuses, desplegando violencia en varios sectores de la capital fluminense. Una de las acciones más audaces, fue una tentativa de invasión, por parte de delincuentes, de dos comunidades del Complejo de la Maré, ingresando en plena luz del día, por la Avenida Brasil (área de mucho tránsito de vehículos y personas), intercambiando disparos con armas de alto poder de fuego.

Caos

Los enfrentamientos en diversos puntos de la ciudad de Rio, afectan la rutina de los ciudadanos, entre ellos estudiantes. Más de una decena de escuelas y otras dependencias educativas se vieron en la necesidad de suspender sus actividades. Este estado de caos, dejó 8.283 alumnos sin clases y otros 12 mil sin escuelas.

La guerra entre facciones rivales, en la Maré, se intensificó la semana pasada. Denuncias de las personas a la centra telefónica de policía, citaban amenazas de ataques a la región y en otras zonas, donde se emplazan las Unidades de Policía Pacificadora (UPPs).

Es procedente decir que, esto se disemina por varias favelas y en aérea céntricas de la metrópolis carioca.

Nordeste

La última serie de atentados en São Luis, capital del Estado de Maranhão, arrojó mucho más de una docena de buses incendiados, un chico de seis años muerto y Ana Clara Santos Sousa con el 95% del cuerpo quemado. Esta, ultima, se encontraba con la madre y la hermana, cuando el autobús que la transportaban fue invadido e incendiado por un grupo armado.

Esta crónica, seguramente, no va a ser la última historia de este tenor, porque la violencia, esa vieja tirana que habita en Brasil, no se podrá detenerse con acciones torpes del Estado o con la indiferencia de muchos brasileño.