Puerto ofrece experiencia laboral a chicos latinos

Long Beach abre sus puertas a estudiantes sobresalientes
Puerto ofrece experiencia laboral a chicos latinos
Hilda Jurado y Brian Fernández son algunos de los jóvenes con interinatos en el puerto de Long Beach.
Foto: Ciro Cesar

@Alvaradoisa

Antes de la Acción Diferida (DACA), la orden ejecutiva que otorgó permisos de trabajo a jóvenes indocumentados, el futuro de Brian Fernández, nacido en Costa Rica hace 18 años, era incierto.

Pero apenas le favoreció el programa él llenó la solicitud para un interinato en el puerto de Long Beach, uno de los más grandes del país. Y fue elegido de entre más de 500 alumnos de preparatoria.

Así Fernández colaboró por ocho semanas en el departamento de ingeniería y, después del trato con profesionales, descubrió qué especialidad debía elegir si pretendía crear tecnología después del colegio. Ahora el chico aspira a un título de ingeniero electromecánico, ya no el de electricista.

“Ha sido la primera oportunidad y la mejor de mi vida, me va a abrir puertas”, dice sobre el interinato el novato de la Universidad Estatal de California en Long Beach. “Cambió mi mente”, agrega.

Por cuarto verano consecutivo, el puerto de Long Beach abrió sus puertas a estudiantes sobresalientes, una iniciativa que las agencias de gobierno toman con reserva por la corta edad de los participantes. Los resultados se palpan en las anécdotas que relatan algunos de los 25 interinos, el doble que en 2010.

“Fui la persona que estuve en el estrado enfrente de cientos y cientos de personas”, cuenta orgullosa Hilda Jurado, quien colaboró en la oficina de comunicación social del puerto y guió los recorridos en sus instalaciones. “Gané más confianza para hablar frente a la gente”, celebra.

Jurado, de 18 años y recién matriculada en Cal State Long Beach, quiere concluir la carrera de ciencias políticas y convertirse en alcaldesa de su ciudad. Luego de su experiencia en el puerto le nació el deseo de especializarse además en medios de comunicación.

“Es un buen arranque para el inicio de una gran carrera”, reflexiona la hija de mexicanos.

Mario González, portavoz del puerto de Long Beach y creador del programa, celebra que los chicos no sólo aprendan cuestiones laborales básicas –puntualidad, trabajo en equipo, cómo vestir—, sino que se involucran en los sectores a los que desean ingresar.

“Quería darles la experiencia de trabajar con profesionales en las carreras que les interesan”, explicó.

Al relatar lo aprendido en el puerto, Brian recuerda a su madre, quien tiene un certificado de asistente dental que no usa por ser indocumentada. Ninguno ha regresado a Costa Rica en 15 años. “Quien tenga DACA debe tomar cualquier oportunidad que le den”, aconseja el chico.