Incendian Palacio de Gobierno en Guerrero

Protestan por la desaparición de sus 43 compañeros a manos de las autoridades
Incendian Palacio de Gobierno en Guerrero
Protestas en Guerrero toman un nuevo giro.
Foto: EFE

Estudiantes, padres de familia y maestros quemaron el Palacio de Gobierno de Chilpancingo, la sede donde despacha el gobernador del estado de Guerrero, Ángel Aguirre, y el Ayuntamiento municipal como parte de las acciones para radicalizar las protestas por la muerte de seis personas y la desaparición de 43 estudiantes de la normal rural Isidro Burgos de Ayotzinapa el pasado 26 y 27 de septiembre en lguala.

Alrededor de las 10:00 de la mañana, los estudiantes se apoderaron de las instalaciones al rodear al edificio, someter a los sorprendidos vigilantes e ingresar por la puerta principal para hacer saltar por las bardas traseras a los burócratas que arrancaban la jornada. Aguirre no se encontraba en el recinto.

“Nadie sale ni entra a este lugar hasta que regresen vivos a nuestros compañeros”, advirtieron.

Paralelamente, en la sede del congreso estatal, otro grupo de profesores afines a los estudiantes desmanteló una carpa, le prendió fuego a la lona y con la pira en alto se fueron de frente contra los policías antimotines que impedían su paso hacia el interior donde se realizaba una ceremonia legislativa.


LEE ADEMÁS

“Por confusión” disparan contra estudiantes en Guerrero

Más noticias sobre la crisis en Guerrero


Los maestros querían hacerse del recinto como parte de un “Plan de Acción” que acordaron con estudiantes de Ayotzinapa, pero los oficiales apagaron el fuego con extintores, repelieron los golpes que los agresores intentaban dar con un armazón de metálico y finalmente evitaron el ingreso.

Más tarde los manifestantes lanzaron piedras, rompieron cristales, incendiaron dos coches, quemaron papelería oficial en los edificios de los Palacios de Gobierno y el municipal.

Los familiares, amigos y colegas de las víctimas han solicitado la renuncia del gobernador, a quien acusan de negligencia por permitir que durante su mandato todo tipo de desapariciones y asesinatos queden impunes y sin investigación por parte de la fiscalía que controla además de “tolerar” las operaciones de narcotráfico, secuestro y extorsiones en la entidad.

Aguirre ha dicho que “tiene la conciencia tranquila” en todos los sentidos y propuso someter su mandato a a una consulta. Desde Michoacán, empresarios del transporte reportaron el robo de 21 autobuses de pasajeros por parte de normalistas quienes se sumaron a las protestas.