Sal Castro, el maestro que escuchó el clamor de los jóvenes

La Casa Blanca propondrá un feriado nacional para el educador
Sal Castro, el maestro que escuchó el clamor de los jóvenes
Sal Castro durante una de las manifestaciones que lideró en 1968.
Foto: Archivo

La Casa Blanca considera una iniciativa para honrar con un feriado nacional al profesor Sal Castro, cuya lucha por mejorar la educación de los hispanos se compara con la del líder sindical César Chávez. El municipio le otorgó el premio “Espíritu de Los Ángeles” en 2011, reconociendo su labor social más allá de su rol central en las históricas marchas estudiantiles en el Este de Los Ángeles en 1968.

Pero en ese entonces, en la efervescencia del movimiento de los derechos civiles, los gobiernos federal y local lo consideraban un “agitador”, lo arrestaron y enjuiciaron por “alterar el orden” en quince escuelas públicas, lo despidieron del distrito escolar y vigilaron cada uno de sus pasos.

Hasta 1972, ya reinstalado como docente, agentes encubiertos acudían a sus eventos, escuchaban sus debates radiofónicos y registraban las notas periodísticas que lo mencionaban.

También siguieron a sus simpatizantes, jóvenes de la organización Boinas Café, cuando viajaron a San Diego para ganar respaldo mientras Castro enfrentaba tras las rejas los cargos impuestos por organizar los llamados Walkouts (las protestas estudiantiles de 1968) y espiaron los eventos donde se recaudaron fondos para su defensa legal.

“En mayo de 1967, Castro supuestamente le dijo a sus estudiantes que los mexica nos no deberían pelear contra los negros, sino que deben unirse a ellos para luchar contra la Policía”, indica uno de los 16 reportes que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) envió hace unos días a La Opinión.

Otro informe que cita como fuente a la Policía de Los Ángeles (LAPD), menciona que pocos días después de las marchas estudiantiles Castro apareció en varias reuniones y manifestaciones en un esfuerzo por sumar más apoyo a su lucha, pero “él parece tener poco éxito”.

Activistas que participaron en los Walkouts aseguran que ambos documentos mienten.

“Él nunca nos dijo que nos peleáramos contra la Policía”, dijo Bobby Verdugo, quien siendo alumno de Castro participó en las marchas en East LA.

Lee además:

El FBI vigiló a los líderes de los ‘Walkouts’