La Víbora: los chismes de tus famosos

¿Qué pasa con Pablo Montero?./
¿Qué pasa con Pablo Montero?./
Foto: Agencia Reforma

La Víbora

¿Qué le pasa a Pablo Montero? De verdad que este hombre en lugar de cerebro tiene mastique o algo por estilo.

Lo que pasa es que parece que a la producción de “Mi corazón es tuyo”, telenovela donde actualmente trabaja, ya le llenó el buche de piedritas y decidieron echarlo como perro.

Bueno, más bien, le dieron crank a su personaje. Y miren que para que un vicioso le colme la paciencia a alguien que también ha sido vicioso está difícil.

Como sabrán, Juan Osorio, el mandamás de “Mi corazón”, pasó las de Caín con eso de los excesos, con los que lidió por una buena cantidad de años.

En sus memorias cuenta sobre sus adicciones al alcohol y a las drogas, y por eso al principio fue bastante paciente con Pablo, quien también tiene serios problemas con los vicios.

Miren si no fue benevolente Osorio que le dio varias advertencias al actor antes de “matarlo”, a pesar de que el cantantillo era uno de los protagonistas de la trama.

Ahora la historia tendrá que cambiar sustancialmente —no crean que se van a perder de mucho de todas maneras—, pero sobre todo dejaremos de ver al borracho número uno de la televisión.

Y hablando de borrachines… ¿qué tal nuestra querida Cristina Saralegui que reconoció que además de pedante y arrogante era una perfecta alcohólica?

Bueno, eso no es ninguna sorpresa porque bastaba con verla dos minutos en su show para ver su actitud de “soy la pipiripau del mundo”.

Pues ya vimos que no, que bastó con quitarla del reflector para darnos cuenta de que come, hace del baño y duerme como cualquiera de los mortales.

¿Cuándo han visto a un ídolo eterno? Y ahora que anda dando entrevistas en Univision, la empresa de donde la echaron, para promocionar su libro, ahora sí despotrica contra quien puede, entre ellas Thalía, que porque ni siquiera le ha dado una llamada.

“Si ella conoce a mis hijos, ¿por qué yo no voy a conocer a los de ella?”, dijo en una conversación.

Yo te voy a contestar, Cristi: no puedo creer que en los 20 años que estuviste en la televisión no te sirvieron para aprender lo más básico, que los “amigos” que hace uno en ese mundo son de plástico

¿Y qué onda con Maripily? Otra que se une al club de mujeres golpeadas y rajonas, como dicen en mi rancho.

Ya supimos que su exprometido, el ejecutivo radial Albert Rodríguez, le acomodó una buena tunda.

El problema es que ahora esta versión latina de Lil’ Kim decidió no levantar cargos contra su agresor.

Ya saben, que no le quiere hacer daño, que por su hijo que todavía está pequeño, que bla bla bla.

Quién dijera, las que parecen más aguerridas y machas terminan siendo las más ratoncitas.