¿Y después de la mastectomía, qué?

La reconstrucción de los senos es importante para la mujer que se ha sometido a la extirpación de los senos tras la presencia del cáncer de mama. Conoce los tipos de cirugías reconstructivas que existen y qué seguros de salud las cubren

Sostén y prótesis que muchas mujeres con mastectomía usan en uno o ambos senos cuando no tienen una cirugía de restauración.
Sostén y prótesis que muchas mujeres con mastectomía usan en uno o ambos senos cuando no tienen una cirugía de restauración.
Foto: Shutterstock

Hace 25 años que Clara Arlt es sobreviviente del cáncer de seno.

Gracias a una mastectomía (extirpación quirúrgica de la mama) y un tratamiento de quimioterapia que tuvo en 1989, a los 50 años de edad, esta colombiana disfruta hoy de su nieta y de su jubilación. Sin embargo, lamenta que en aquel tiempo no todas las mujeres de este país tuvieran la oportunidad de una cirugía de reconstrucción.

“Me siento agradecida de haber detectado a tiempo el cáncer de seno y haber recibido el mejor tratamiento que se tenía en aquel entonces, pero me hubiera gustado haber tenido una reconstrucción. Creo que con ella hubiera rehecho mi vida amorosa con un caballero que en aquellos años me cortejaba”, dice entre risas la residente de Carolina del Norte, quien hace ya tres cuartos de siglo lleva como seno derecho una prótesis del mismo tamaño y peso de su seno real izquierdo.

A diferencia de Arlt, las mujeres que hoy encaran este tipo de cáncer tienen varias opciones para la reconstrucción de sus senos, si así lo desean.

“A partir de 1999 los seguros pagan la cirugía reconstructiva en todos los estados del país”, explica el doctor Dr. James Andersen, director de la División de Cirugía Plástica y Reconstructiva de City of Hope, en Duarte, California.

“Antes de ese año sólo en 13 estados lo hacían”.

Esto se debe al Women’s Health and Cancer Rights Act (WHCRA) que a partir de ese año estableció que los grupos de salud, compañías de seguros y HMO que ofrecen cobertura de mastectomía cubran también la cirugía reconstructiva. La cobertura —que varía de seguro a seguro y de estado a estado— debe incluir la reconstrucción del seno para dar un aspecto más equilibrado a la paciente, prótesis mamarias y el tratamiento de todas las complicaciones físicas de la mastectomía, incluyendo el linfedema.

Esto varía en los casos de Medicare y Medicaid, por ello es importante hablar con los trabajadores sociales del hospital o clínica donde se está siendo tratado para ver si se aplica.

El doctor Andersen dice que hoy se tienen grandes avances en las técnicas de la reconstrucción del seno en base a la manera cómo se lleva el procedimiento de la mastectomía.

“Lo que más ha cambiado, particularmente en los últimos dos años, en material de reconstrucción de los senos, es dejar el pezón al momento de hacer la mastectomía, así como el hecho de que muchas mujeres están optando por remover sus dos senos a pesar de tener el cáncer sólo en uno de ellos”, explica el cirujano plástico, quien ha desarrollado una nueva técnica en la reconstrucción del pezón de los senos.

Y tras estos nuevos cambios, y el caso particular de cada mujer, hoy se tienen estas opciones, que a groso modo se explican:

Mastectomía y cirugía reconstructiva

En esta técnica la reconstrucción inmediata del seno se hace —o se inicia— al mismo tiempo que se hace la mastectomía.

“Con está técnica las mujeres nunca se ven sin sus senos”, dice el galeno. “La paciente se despierta con unos senos nuevos. Uno como cirujano le crea el mejor seno posible, pero nuca va a quedar con la forma exacta y la sensibilidad que tenía su seno natural”.

Mastectomía y reconstrucción posterior sin implante de piel

En este caso se hace la mastectomía (dejando o no el pezón) y a la paciente se le ponen unos expansores para extender la piel hasta la capacidad del tamaño de los implantes que desea. Luego se hace otra cirugía para colocar los implantes.

De haberse removido el pezón, la paciente se someterá a otra cirugía de reconstrucción de éste con el métodos elegido según su caso.

Mastectomía y reconstrucción posterior con implante de piel

En este método se restauran los senos con piel extraída de otra parte del cuerpo, por lo regular, del estómago.

“Volví a nacer”, dice Roxana Lissa al referirse a la cirugía de reconstrucción de seno a la que sometió hace casi dos años tras encarar el cáncer de mama en uno de sus senos y haber decidido extirparse ambos pechos.

“La mastectomía la tuve en noviembre de 2012 luego que me encontraron un cáncer HER2-positive (uno de los más agresivos) en mi seno izquierdo y que ya se había esparcido por varios ganglios linfáticos”, cuenta la presidenta y fundadora de RL Public Relations, con oficinas en Los Ángeles y Nueva York.

La madre de 44 años de edad tuvo la restauración de sus senos a unos meses de haberse sometido al tratamiento de quimioterapia que le mató el cáncer.

“En la operación estaba la cirujana que removió mis pechos y el cirujano plástico que puso los expansores (“expanders”), la prótesis temporal que a algunas nos ponen para estirar la piel y luego tener la cirugía donde ponen los implantes del tamaño que uno quiera”, agrega Lissa, quien este año se sometió a esta última operación y está en cara de la restauración de sus pezones con la técnica del tatuaje.

“El proceso de la reconstrucción es una parte muy importante en el cáncer de mamas y, tras mi experiencia, yo le digo a las pacientes que deben estar bien informadas de las técnicas reconstructivas que existen y la que mejor le conviene en su caso particular. También tienen que estar muy contentas y cómodas con los cirujanos que escojan porque es un proceso largo”, concluye la madre de un niño y una niña.

De acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer, la reconstrucción del seno hace que:

  • El busto luzca simétrico cuando se usa un sostén o traje de baño o bañador.
  • Se recupere permanentemente la forma de los senos.
  • No se necesite del uso de prótesis dentro del sostén.
  • La mujer se sienta emocionalmente mejor con su busto y cuerpo.