Sacúdete los prejuicios

Si miramos el mundo a través de nuestro prejuicios podemos discriminar a las personas por lucir diferentes

Guía de Regalos

Sacúdete los prejuicios
La discapacidad es una de las condiciones que generan más prejuicios.
Foto: Shutterstock

Cada vez que nos enteramos a través de los medios de comunicación o por una experiencia cercana, de algún acto de injusticia por discriminación, solemos indignarnos y lanzamos el reclamo de cómo es posible que la gente sea capaz de comportarse de esa manera, si al final de cuentas, todos somos iguales y no existe razón alguna para hacer a un lado a otra persona por su condición social, formación, religión, preferencia sexual u otras razones.

Pero lo cierto es que en menor o mayor medida todas lo hemos hecho en algún momento y lo peor del caso es que, a pesar de darnos cuenta de este error, tratamos de justificar nuestra actitud.

Descalificar a otros es el resultado de vivir con prejuicios y, como explica Francesc Miralles, autor del libro La dieta espiritual, Editorial Grijalbo, “los prejuicios se han convertido en la lente a través de la cual vemos el mundo y, por lo tanto, no los sabemos separar de nuestra mirada”.

A este respecto el doctor Vamil Volkan de la Universidad de Virginia y estudioso de los conflictos étnicos, explica que el ser humano empieza a instaurar prejuicios a partir de la infancia, los cuales aprendemos de la familia y del ambiente que nos rodea, por lo que cuando llegamos a la vida adulta ya están tan arraigados que resulta complicado deshacernos de ellos, pues implica transformar nuestros sentimientos y como consecuencia, la forma en que pensamos.

Si bien no hay fórmulas que nos ayuden a facilitar este camino, es justo decir que el principio radica en un extenuante trabajo con una misma, pues como explica el autor es necesario estar abiertas a conocer nuestras emociones y la forma en que respondemos a ellas, los sentimientos que nos hacen experimentar, para desarrollar la destreza para comprender lo que sienten los demás.

Para aspirar a ser incluyentes hay que reconocer que las diferencias son parte de la vida y que de la misma forma en que a nosotros puede parecernos que alguien no pertenece a nuestro grupo, también estamos sujetos a no cumplir las expectativas de otras personas: para no ser excluidas, no excluyamos.

¿Cómo? Esforzándonos por ser empáticas, entendámonos a nosotras mismas para comprender a los demás. La empatía, dice Francesc Miralles, “nos ayuda a absorber muchos detalles valiosos que permiten interpretar y entender a los demás… esta virtud se puede educar y potenciar como cualquier otra capacidad humana”.

La próxima vez que estemos frente a una persona con pensamientos, condiciones físicas, económicas o sociales distintos a los propios, dejemos de lado los prejuicios, para darle espacio a la posibilidad de conocerle. Vamos a mantenernos abiertas a aceptar que todo mundo es diferente y que es justamente esta característica la que nos enriquece.

Para reflexionar:

Colaboración de Fundación Teletón México

“Los sueños se cristalizan con esfuerzo”

Bojorge@teleton.org.mx